Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Moliner aparta a su ‘número dos’ por favorecer una obra en una finca suya

El vicepresidente de la Diputación impulsó una depuradora en Borriol en un terreno familiar

El Ayuntamiento pagará 50.000 euros por expropiar 2.700 metros rústicos por el solar

Compromís ve “políticamente inaceptable” que Martínez "pueda beneficiarse"

El recién destituido vicepresidente primero de la Diputación de Castellón, Francisco Martínez, es socio de la empresa que posee los terrenos que iban a beneficiarse de la construcción de la depuradora de Borriol con lo que, no solo su hijo iba a salir beneficiado de la expropiación de los terrenos. La sociedad (Franvaltur SL) es propiedad de Martínez y de sus dos hijos.

El presidente de la diputación, Javier Moliner, le apartó anoche de todas sus competencias “por pérdida de confianza” al conocer la propiedad de los terrenos por los que el Ayuntamiento de la localidad iba a pagar 50.000 euros (a 18,85 euros el metro) por 2.700 metros rústicos. Se daba la circunstancia de que justamente Martínez estaba encargado del proyecto de la depuradora.

El Ayuntamiento de Borriol iba a aprobar en el pleno de este jueves la compra de los terrenos. El portavoz de Bloc-Compromís, Silverio Tena, advirtió que en el expediente aparecía que una de las parcelas que iban a ser expropiadas para la depuradora pertenece a la empresa Franvaltur SL. Tena denunció este jueves como “políticamente inaceptable” que Martínez pudiera “beneficiarse” de un proyecto que él mismo promovía.

La parcela que aparece en el expediente de la expropiación es un solar rústico de 2.706 metros cuadrados cuya propiedad es de Franvaltur en su totalidad. Las expropiaciones afectan a un total de 10.000 metros cuadrados. Tena criticó, además, la cifra que el Ayuntamiento acordó pagar por este y los otros terrenos. En un pleno de octubre, PP y Veïns aprobaron pagar a 18,85 euros el metro cuadrado rústico. “El importe es más que excesivo, si tenemos en cuenta que hace sólo unos meses, apenas se pagaron entre 1,8 y 4 euros el metro cuadrado para la expropiación de los terrenos del gasoducto”, dijo entonces del portavoz de Bloc-Compromís. Tena asegura que se está pagando como si fuera suelo urbano y que, por ello, se está sextuplicando el coste para las arcas públicas.

La reacción del presidente de la Diputación, Javier Moliner, llegó horas después. En la medianoche del jueves emitía un comunicado para anunciar la destitución de su número dos (quien fue hombre de la máxima confianza de su antecesor, Carlos Fabra) como vicepresidente primero y diputado provincial de obras y servicios. La destitución responde a la “pérdida de confianza” por este episodio.

“Ni la Diputación va a permitir que se construya la depuradora en esos terrenos, ni el Ayuntamiento comprará la parcela”, ha manifestado en un comunicado emitido en la medianoche de este jueves.

La Diputación de Castellón había previsto que las obras de la depuradora se iniciaran este año. El proyecto ha sido adjudicado por 1,8 millones de euros. El grupo Compromís, al conocer que parte de los solares pertenecen a la familia de diputado de obras, ha anunciado que pedirá explicaciones al equipo de gobierno por este asunto.