Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los recortes dejan la investigación valenciana bajo mínimos

El presupuesto de los institutos tecnológicos cae un 60% en cuatro años

El año pasado se vieron afectados por 18 expedientes de regulación de empleo

Protesta en Valencia de investigadores de los institutos tecnológicos en 2012 por los impagos de la Generalitat.
Protesta en Valencia de investigadores de los institutos tecnológicos en 2012 por los impagos de la Generalitat.

La investigación en la Comunidad Valenciana atraviesa su peor momento y vive sus horas más bajas. Los institutos tecnológicos han pasado de recibir 47 millones de euros en 2010 a tan solo 20 millones que están asignados para el próximo año. El recorte de la financiación se ha traducido en un descenso del personal investigador. En 2011 había unas 1.800 personas trabajando en alguno de estos institutos y ahora no llegan a los 1.200.

Andreu Romero, portavoz de los trabajadores de los institutos tecnológicos, cifra en 21 millones de euros la deuda que arrastra la Generalitat, que con el dinero del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) pagó lo presupuesto en 2011, pero falta dinero correspondiente a 2010 y algunas mensualidades de 2013. El año pasado los diferentes institutos tecnológicos valencianos se vieron afectados por 18 expedientes de regulación de empleo (ERE) diferentes. “Ha sido un mal año, se han dado muchos pasos hacia atrás y nos costará mucho volver a recuperarnos”, asegura Romero.

El Centro de Estudios Ambientales del Mediterráneo (CEAM), entidad creada por la Generalitat y Bancaja, sufrió dos expedientes de regulación de empleo en un año, y el CEAM ha pasado de 104 trabajadores a 48. El Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias también sufrió un recorte de 14 millones de euros en las subvenciones y el Príncipe Felipe en 2011 redujo a la mitad su plantilla, al despedir a 114 de sus 244 empleados, y el resto de trabajadores se rebajaron el salario entre un 5 y un 15%.

En las universidades valencianas también la Generalitat ha reducido en un millón de euros (de 23 a 22 millones) el dinero destinado para las becas Prometeo, pero es que el Gobierno central ha aplicado una reducción de 2.000 millones del presupuesto que dedicaba a investigación en los campus. “Es un despropósito, no se puede investigar con esta incertidumbre y sin recursos”, se queja Manuel Palomar, rector en Alicante.

Más de 500 investigadores de las universidades han ido al paro

La radiografía del sector de la investigación la daba hace unas semanas el Instituto Nacional de Estadística (INE) que en su último informe cifra en 406 las personas que han perdido su puesto de trabajo relacionado con I+D (Investigación y Desarrollo). En 2011 había 2.940 investigadores en la Comunidad Valenciana y en 2012 2.534, lo que significa una reducción de casi el 14%. En las universidades valencianas se destruyeron, según el INE, en 2011 un total de 579 puestos de trabajo.

Desde la Generalitat, el secretario autonómico de Industria y Energía, José Monzonís, ya alertó en las Cortes Valencianas que los institutos tecnológicos para sobrevivir deberán “prepararse para trabajar con fondos privados en vez de con ayudas públicas”. Sus declaraciones cayeron como un jarro de agua fría entre los investigadores, que desde el colectivo Carta por la Ciencia han protagonizado durante al año pasado varios actos de protesta contra los recortes.

El diputado de Esquerra Unida, Lluís Torró, presentó en marzo pasado una proposición no de ley en las Cortes exigiendo a la Generalitat que pagara la deuda pendiente con los institutos tecnológicos. “Esta situación conlleva una alarmante fuga de cerebros y lastra la salida de la crisis económica”, alerta Torró.

En octubre pasado decenas de investigadores se concentraron en lo denominaron jornada de luto por la ciencia cuando denunciaron los recortes. Marc Albero, investigador de la red valenciana de institutos tecnológicos Redit, denunció los impagos del Consell que se remontan a 2011. “Estamos todos en el mismo barco, la economía del conocimiento debe ser un asunto de estado”, aseguró.

Fabra pasa la pelota

La Generalitat destina en la actualidad menos fondos a investigación e innovación tecnológica que en el año 1985. Es uno de los Gobiernos que menos apuesta por la ciencia y la tecnología. Con los datos correspondientes a 2011, la Administración valenciana, pese a representar el 10% de la población y el PIB de España, destinó el 4,7% del presupuesto que dedicaron el conjunto de comunidades autónomas a la ciencia y tecnología. En ese mismo período, la aportación de las empresas valencianas al I+D+i representó el 5,7%. Solo las universidades valencianas, con un 12,3%, se situaron por encima del 10%. Pero en los años siguientes todo se complicaría.

El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, aprovechó la última ceremonia de entrega de los premios Jaime I, a finales del pasado noviembre, para pasar la pelota a los empresarios. Los instó a que asumieran el papel de liderazgo en la potenciación de la I+D+i. En su discurso dirigido a los principales dirigentes empresariales valencianos, que se encontraban presentes en el acto, les invitó a considerar la financiación de la innovación como una auténtica inversión de futuro para garantizar su competitividad e incluso su viabilidad.