Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘caso Mercurio’ vuelve a dejar sin Presupuestos a Sabadell

La oposición alega que los cinco imputados no han cesado y siguen trabajando en el Ayuntamiento

Agentes de los Mossos registrando el Ayuntamiento de Sabadell en noviembre de 2012
Agentes de los Mossos registrando el Ayuntamiento de Sabadell en noviembre de 2012

Sabadell vuelve, por segundo año, a tener que prorrogar sus Presupuestos a causa del caso Mercurio, la trama de corrupción urbanística y tráfico de influencias que salpica al Consistorio. La operación comportó la imputación, entre otros, de cuatro ediles sabadellenses (entre ellos el exalcalde Manuel Bustos), tres cargos de confianza y el jefe de la policía local. La oposición se niega a apoyar las cuentas de 2014 hasta que el equipo de gobierno del PSC, que gobierna en minoría con 13 de un total de 27 concejales, se deshaga de todos los imputados —todavía hay cinco vinculados al Consistorio—.

La cocapital vallesana vuelve a vivir la misma situación que hace un año. Entonces, cuando apenas hacía un mes del registro de los Mossos al Ayuntamiento, y todavía con Bustos como alcalde, la oposición montó un frente común exigiendo dimisiones. Los Presupuestos de 2013 se aprobaron en julio gracias a la abstención de CiU y PP, pero después de que Bustos dimitiera, como asimismo el concejal de Medio Ambiente, Ricard Estrada, también imputado. Otros dos ediles, Joan Manau (Urbanismo) y Francisco Bustos (Espacio Público y hermano del exalcalde) perdieron sus responsabilidades, pero mantuvieron su acta de regidores y su silla en el pleno municipal. Y un sueldo público, ya que estos dos últimos fueron colocados como asesores en el Área Metropolitana, mientras que el exalcalde recibe su nómina de la Diputación de Barcelona.

El gobierno local del PSC necesita el apoyo de alguno de los cinco partidos de la oposición. De momento su candidato principal es Convergència i Unió, el grupo que le ayudó a aprobar las ordenanzas hace unas semanas. Pero los nacionalistas no están dispuestos a facilitar su voto para los presupuestos hasta “que el equipo de gobierno cese de una vez al cargo de confianza que está muy vinculado al caso Mercurio y que continúa gestionando temas importantes de la ciudad”, reclama el portavoz de CiU, Carles Rossinyol, en un comunicado.

La federación nacionalista se refiere a Xavier Izquierdo, coordinador de Espacio Público, imputado en el caso. Es el único de los tres cargos eventuales implicado en la investigación judicial, ya que la jefa de gabinete y compañera de Bustos, Montse Costa, cesó junto con el exalcalde. Y Manuel Somoza, jefe de Urbanismo, se jubiló este año.

El resto de partidos también mantiene un elevado tono crítico contra el gobierno local, aunque este no se da por aludido. “No es por el caso Mercurio. La oposición hace bandera de ello pero la realidad es otra”, tercia el teniente alcalde de Economía, Ramon Burgués, que achaca la negativa a la incertidumbre que genera la nueva ley de Bases de Régimen Local. “Cuando negociábamos con los grupos, su principal preocupación era saber los ingresos de las otras Administraciones y que dependen de esta nueva normativa”, añade Burgués.

El equipo de gobierno se enroca y asegura que no tocará a ninguno de sus cargos, alegando su presunción de inocencia. En cambio, sí se aviene a tomar medidas que mejoren “la confianza”, como encargar una auditoría de las cuentas municipales desde 2011, ejercicio investigado en el caso Mercurio.