Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La moción de censura de Orihuela, pendiente de un edil y del secretario

El alcalde informó al pleno de la expulsión de dos concejales del CLR

Los concejales Bob Houliston y Asunción Mayoral, ayer en el pleno municipal de Orihuela. Ampliar foto
Los concejales Bob Houliston y Asunción Mayoral, ayer en el pleno municipal de Orihuela.

Emoción e intriga hasta el último minuto en el desenlace de la moción de censura de Orihuela que ha presentado el PP con el apoyo de dos concejales que acaban de ser expulsados del CRL, la coalición con la que concurrieron a las elecciones. Los populares aseguran que está todo controlado y el pacto para desbancar a Los Verdes y al PSPV del poder prosperará el próximo 3 de enero. Sin embargo, el alcalde y los ediles en el gobierno consideran que la expulsión de estos dos concejales de su partido impedirá la votación.

El secretario municipal deberá pronunciarse, pero la última palabra la tendrá en el pleno el presidente de la mesa de edad, Bob Houliston, un edil del grupo no adscrito que fue precisamente quien acordó el jueves expulsar a los ediles Pedro Mancebo y Juan Ignacio López Bas de la coalición con la que concurrieron a las elecciones por actuar "al margen" y pactar con el PP.

Puig tilda de “inviable” una moción apoyada por tránsfugas

La situación en el Ayuntamiento de Orihuela es surrealista. Los dos concejales que forman parte del grupo de no adscritos han expulsado de la coalición a los otros dos y si su decisión es jurídicamente válida, Mancebo y López Bas tampoco podrán votar la moción de censura al tener que integrarse en el grupo de no adscritos. La incógnita ahora es saber si Houliston aguantará la presión y no cambiará de criterio antes del pleno.

No obstante, el pacto de dos ediles del CLR con los 12 del PP se alcanzó antes de su expulsión. "No hay cambios sustanciales, y la moción es válida", defendió David Costa, portavoz del PP. "Se ha hecho todo legal, y no hay ninguna objeción para que esto no prospere", aseguró la aspirante a alcaldesa, Pepa Ferrando, también del PP. Sin embargo, el alcalde, Monserrate Guillén, de Los Verdes, admitió que todo dependerá del informe del secretario, en caso de que lo haga, y de la opinión de Houliston si invalida sus firmas.

La aspirante a la alcaldía por el PP confía en que la moción prospere

El secretario municipal de Orihuela no se pronunció ayer ante el pleno sobre el acuerdo de la junta directiva de CLR-Claro de expulsar a los dos ediles por "falta de tiempo", según apuntaron fuentes municipales. Pero, el alcalde, sí que dio lectura a un escrito que le dirigieron tanto a él como al secretario la junta directiva de CLR-Claro con los argumentos de la expulsión. Mancebo y López Bas intervinieron para manifestar su indignación porque no se había leído el documento que presentaron contra esta decisión. En este escrito sostienen que el acuerdo de la junta de CLR-Claro de expulsarlos obedece a "maniobras" que son "absolutamente ilegítimas, ilegales e ineficaces", al estar basadas en "condiciones y procedimientos inexistentes e imposibles y, por tanto, nulos de pleno derecho". López-Bas y Mancebo advirtieron de nuevo a Houliston de que, en el caso de no validar las firmas de la moción de censura, puede incurrir en un posible delito de "prevaricación" e, incluso, de "cohecho", pues, según aseguraron, le han ofrecido "competencias y sueldo a cambio de decidir".

El monumental lío tiene visos de acabar en los tribunales por la vía contencioso administrativa si la moción de censura no prospera. Lo más rocambolesco de toda la historia es que Mancebo y López-Bas ya expulsaron hace unos meses y enviaron al grupo de los no adscritos a Asunción Mayoral y Houliston, por haber firmado otra moción de censura anterior con el PP.

Y en cuanto a las reacciones políticas, el secretario general del PSPV-PSOE, Ximo Puig, tildó de "inviable" la moción de censura de Orihuela y dudó de que los populares "vayan a seguir apoyando una moción con tránsfugas". Puig calificó de "demencial" que el president de la Generalitat, Alberto Fabra, y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, avalen está moción de censura que cuenta con "cinco imputados y un condenado". Y la diputada autonómica de EUPV en las Cortes, Esther López Barceló, admitió que la situación en el Ayuntamiento es "insostenible" y acusó al PP de en función de "intereses espúreos" generar "tremendas desestabilizaciones". Mientras en el PP nadie sacó pecho y el mutismo fue total.

Más información