Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez imputa a la excúpula de Caixa Laietana por las preferentes

Los ex directores generales Ibern y De Dòria tendrán que declarar por estafa

Josep Ibern, exdirector de Caixa Laietana.
Josep Ibern, exdirector de Caixa Laietana.

Un juez de Mataró ha citado a declarar, como imputados, a siete exdirectivos de Caixa Laietana por la comercialización de participaciones preferentes. El exdirector general Josep Ibern; su antecesor en el cargo, Pere Antoni de Dòria, y otros cinco excargos tendrán que declarar como imputados por la venta de un producto de riesgo que ha arruinado a miles de familias. El titular del juzgado de instrucción 3 de Mataró ha admitido a trámite la querella por estafa interpuesta por una de las familias avanzadas.

El auto judicial, que ayer avanzó el diario Ara, subraya que hay indicios de delito y decide abrir diligencias de investigación. El juez ordena a Caixa Laietana —hoy integrada dentro de Bankia— que aporte “toda la documentación que tenga relación con la comercialización de participaciones preferentes” y “deuda subordinada”, otro producto de riesgo. Entre otros documentos, el juzgado solicita “circulares o instrucciones impartidas a las sucursales, fichas del producto, boletines de suscripción” y “trípticos informativos”.

El juez ha pedido a la Audiencia Nacional que remita documentación sobre la investigación a entidades bancarias por este asunto para decidir si debe inhibirse en su favor. Además de Ibern y De Dòria, deberán declarar como imputados Alberto Carazo, Álvaro Canosa, Ernest Mestre, Marc Zaragoza y Marcos Funez.

La venta de preferentes de Caixa Laietana se cebó sobre todo con los ciudadanos de la comarca del Maresme y, en especial, de Mataró, donde la entidad tenía su sede social. El Ayuntamiento de la ciudad calcula que solo allí hay 15.000 afectados, lo cual supone al menos el 12% de toda la población de la ciudad. El consistorio incluso tuvo que poner en marcha un servicio de atención psicológica para los afectados. Las plataformas que los defienden denuncian que no fueron avisados del peligro que corrían sus ahorros porque se les reiteró que era un producto seguro.

La excúpula de Caixa Laietana ya acudió a la comisión de cajas del Parlament. Allí, el diputado Pere Aragonès (ERC) recordó a Josep Ibern que se ha tenido que crear un juzgado en Mataró para atender la avalancha de casos. Ibern rechazó toda responsabilidad en la venta de preferentes. “Ya le aseguro yo que no hacíamos nada diferente de lo que hacían los otros”, se excusó, y agregó que en 2009, cuando la comercialización era de su “responsabilidad” los clientes sí pasaban “los test convenientes”. En la comisión, además, Ibern sostuvo que había adquirido 59.000 euros en participaciones preferentes. “Yo y mi familia. Y no me las he vendido”, puntualizó.

[#]Bankia, hoy nacionalizada, acumula ya varias sentencias por la comercialización de productos híbridos. En marzo el juez sentenció que la entidad devolviera 33.000 euros a una mujer de Mataró que compró obligaciones subordinadas porque la clienta que firmó la compra y el canje posterior no recibió información adecuada ni “veraz” sobre los riesgos del producto.

Los afectados lamentan, además, que Bankia recurra sentencias como una del pasado mes de octubre que daba la razón a una madre con tres hijos, una de ellas afectada por síndrome de Dawn. La entidad, según la sentencia, debía devolver 30.000 euros a los afectados porque la madre y sus hijas creían que estaban contratando “una imposición a plazo, sin riesgo de pérdida de capital”. La decisión de Bankia de recurrir indignó al Colectivo Ronda, el despacho de abogados que asesora a la familia, que denuncia que Bankia “recurre sistemáticamente cualquier” decisión judicial “contraria a sus intereses”.

Más información