Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Sindicatura constata el caos creado con las ayudas a la vivienda pendientes

El síndic reconoce que hay 51.000 peticiones de subvenciones sin la tramitación completada

El informe cuantifica la deuda de Ciegsa, constructora de colegios, en 2.010 millones de euros

La Generalitat registró en 2012 una caída de ingresos y un aumento del 100% de la deuda

Vicente Queralt destaca que no existen en el presupuesto facturas en los cajones

La Sindicatura de Comptes, órgano que fiscaliza al sector público valenciano, ha confirmado la complejidad administrativa creada en torno a las ayudas a la vivienda solicitadas por miles de valencianos desde 2008 y que suman 250 millones de euros.  "Hay más de 51.000 peticiones pendientes de tramitación que, por tanto, no pueden ser fiscalizadas" porque están en situación dispar, ha reconocido el Síndic Rafael Vicente Queralt. 

"Técnicamente, aunque quisieran, no se podrían contabilizar tal como están. Otra cosa es que tengan derecho los afectados, que estoy convencido de que si fueran a procesos contenciosos, seguramente los ganarian, pero no podemos no podemos contabilizarlos porque faltan requisitos administrativos", ha precisado el Síndic.

Vicente ha entregado al presidente de las Cortes, Juan Cotino, y al de la Generalitat, Alberto Fabra, el Informe de fiscalización del sector público autonómico de 2012, que incluye una caída de ingresos de hasta el 10,4% respecto a 2011 y un aumento del 100% de la deuda después de que la Generalitat se haya acogido a los planes de pago a proveedores.

De acuerdo con las observaciones apuntadas en informes anteriores, las cuentas públicas de la Generalitat de 2012 recogen en su balance las deudas existentes con la empresa pública Ciegsa, encargada de la construcción de colegios. Ahí existe una discrepancia entre la deuda detectada por la Sindicatura, que se eleva a más de 2.500 millones de euros, y la que declara la empresa, de 2.010 millones de euros,  

Las cuentas públicas no recogen, por primera vez, ha querido destacar Vicente Queralt, obligaciones no reconocidas en la contabilidad, las conocidas coloquialmente como "facturas en los cajones".

"La transparencia en este sentido ha mejorado sustancialmente", ha asegurado el síndic, quien ha explicado que es el primer año en el que "no existen obligaciones no reconocidas en la contabilidad, porque han sido contabilizadas en las cuentas correspondientes".

Otros de los aspectos que ha destacado son la caída de los ingresos, que a su juicio evidencian la "insuficiente financiación", y los intentos "considerables" de control del gasto por parte del Ejecutivo.

El síndic ha reconocido, por último, que la liquidación de Ràdio Televisió Valenciana (RTVV) afectará a la ejecución de los presupuestos futuros de la Generalitat, ya que los acuerdos que se irán adoptando tendrán "su correspondiente repercusión contable".

Vicente Queralt ha explicado que una vez redactado el informe "ocurrió lo que ocurrió", en referencia al cierre de la sociedad pública, y ha señalado que, por este motivo, la memoria incluye "una relación de hechos posteriores".

Asimismo, ha advertido de que de la liquidación de la radio y la televisión públicas valencianas "puede afectar a la ejecución presupuestaria de la Generalitat, en función de los acuerdos que se vayan tomando" para ello. Así, ha subrayado que "cuando se vayan concretando y cuantificando, puede haber determinados aspectos que incidan en el presupuesto futuro" y, al respecto, ha hecho referencia a las indemnizaciones a los trabajadores o al patrimonio de la empresa.

"Todo esto lo tiene que resolver la comisión liquidara adoptando muchos acuerdos, y cuando éstos se adopten tendrán su correspondiente repercusión contable", ha manifestado el Síndic de Comptes, quien ha indicado que esto se verá en el informe de 2013, que se presentara a finales del año 2014.

Más información