Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un informe de la Cámara de Cuentas aviva la división de IU en Rivas

El grupo municipal se enfrenta al alcalde en la empresa de la vivienda

José Masa, alcalde de Rivas-Vaciamadrid. Ampliar foto
José Masa, alcalde de Rivas-Vaciamadrid.

Las desavenencias que se viven en el seno de Izquierda Unida de Rivas-Vaciamadrid (73.000 habitantes), que gobierna el municipio con mayoría absoluta, se destaparon ayer en la elección del nuevo consejo de administración de la Empresa Municipal de la Vivienda (EMV). La renovación del órgano de gobierno, en el que están representados todos los grupos municipales, es consecuencia de las irregularidades detectadas por el informe de la Cámara de Cuentas que fiscaliza los ejercicios de 2010 y 2011. Los auditores sostienen que no existe control interno y que las deficiencias recogidas en el informe revelan un desajuste contable de 20,9 millones de euros.

Lo normal habría sido que en la Junta General de la empresa se presentara una sola lista con los candidatos al consejo, pero aparecieron dos, ambas de IU. Una con el alcalde, José Masa, de mentor, y la otra promovida por el grupo municipal de IU que discrepa con la forma en la que el regidor está gestionando la crisis provocada por el informe de auditoría. El coordinador de IU en Rivas y portavoz del grupo, Pedro del Cura, que además es edil del actual equipo de gobierno, acusa al alcalde de “enfrentarse a las decisiones del grupo municipal, del consejo político y de la Asamblea del grupo”. Incluso en un comunicado enviado desde IU Rivas, se asegura que existe un “acuerdo tácito entre el Partido Popular y una minoría del grupo municipal de IU, encabezada por José Masa”.

Los auditores han detectado un desajuste contable de 20,9 millones

En la votación acabó triunfando la propuesta de Masa, en la que él queda como presidente de la EMV. En el nuevo consejo se encuentra la edil de Hacienda, Ana María Reboiro, destituida por el alcalde hace unos días “por realizar una gestión inadecuada”. Reboiro replica que su caída en desgracia se debió a que “exigía demasiada información sobre la EMV”. Guillermo Magadán, del PSOE, califica la situación de “esperpento”. “Nosotros hemos dicho que apoyábamos los dos planteamientos, porque no íbamos a entrar en esa lucha”, explica.

El regidor considera que, a pesar de las discrepancias con parte del grupo municipal, no se ha producido ninguna ruptura. “Hay que tener en cuenta que estamos hablando de una empresa municipal, que no es lo mismo que el Ayuntamiento, hay una mayor apertura de expectativas y ha habido dos posiciones que tenían cierta discrepancia, pero no son problemas irresolubles”, declara. Al mismo tiempo asegura que el Ayuntamiento está sufriendo el acoso del PP a través de la Cámara de Cuentas. Y aunque la mayoría del grupo municipal mantiene una posición distinta a la suya, “cada una de mis actuaciones es conocida y respaldada por la ejecutiva regional de IU”.

Sin embargo, el coordinador de IU mantiene que “desde que llegó el anteproyecto del informe de la Cámara de Cuentas en junio pasado se ha estado restando importancia a unos hechos muy graves”. En este momento, hay en marcha una auditoría y una comisión de investigación municipal presidida por el PP. “Cuando se formó la comisión, consideramos que lo primero que había que aclarar era lo relativo a los cuentas de la EMV, pero el alcalde junto con el PP lo bloqueó”, sostiene Del Cura.

El desfase en la contabilidad de la EMV, empresa municipal creada en 2004 y gestionada por una empresa privada, se debe a varias causas. El informe de la Cámara de Cuentas explica que se produjo un deterioro en 2011 debido a la permuta que realizó el Ayuntamiento de una parcela municipal, en febrero de 2010, a cambio de la construcción de un colegio. La valoración del terreno en ese momento era de 20,5 millones. A 30 de octubre de 2011, la misma parcela, se contabiliza por 9,5 millones, un valor, dice la Cámara de Cuentas, “que se justifica con una tasación de un arquitecto contratado por la EMV, cuya fecha es posterior, el 14 de febrero”. Debido al alcance de esta operación en los beneficios de la empresa y, por lo tanto, en la percepción de dividendos del Ayuntamiento, los auditores dicen que se debería haber contrastado la valoración con otra oficial. Además, la decisión se debería haber adoptado en sesión plenaria. El alcalde asegura que la diferencia se debe a la caída provocada por la crisis.

El informe también ha detectado un exceso de facturación por parte de la empresa contratada por la EMV para la gestión de las viviendas de 3,9 millones y que “salvo mejor justificación”, debe ser objeto de reintegro a las arcas municipales”.

 

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram