Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La defensora del pueblo investigará los vertidos de la mina de cobre de Touro

El experimento de restauración llevado a cabo por un grupo de la USC fue presentado como "ejemplo" medioambiental

Vertidos en la mina abandonada de sulfuros metálicos en Touro.
Vertidos en la mina abandonada de sulfuros metálicos en Touro.

La Oficina del Defensor del Pueblo, que dirige Soledad Becerril, ha comunicado el inicio de una investigación sobre la mina de cobre y una pequeña proporción de oro abandonada de Touro, situada cerca de Santiago, tras admitir la denuncia presentada, el pasado mes de octubre, por la plataforma Salvemos Cabana debido a los problemas de salud para los vecinos y para el medioambiente.

De este modo, la plataforma Salvemos Cabana ha explicado que en el escrito remitido con pruebas documentales a la Oficina del alto Comisionado, alertaba del problema generado por la falta de control por parte de la Xunta sobre esta explotación, tanto para la salud de la población como para el entorno, con graves problemas de seguridad y restauración.

Dicho proyecto, según ha señalado la Plataforma, fue operado a cielo abierto por la empresa Minas de Río Tinto sin ningún tipo de restauración posterior y tras su abandono a finales de la década de 1980 no ha existido "un control significativo" por parte de las autoridades de la Xunta. Esto ha derivado en la generación de vertidos y un problema ambiental y de salud para la población que vive a "escasos metros de la entrada del complejo", denuncia el colectivo que nació para luchar contra el proyecto de la mina de oro de Corcoesto.

La empresa Tratamientos Ecológicos del Noroeste, SL, (TEN) ha desarrollado un proyecto experimental pero sin llegar a contemplar la restauración integral del entorno, debido a su elevado coste, en medio del "mayor desastre causado" por la minería metálica en Galicia, critica Salvemos Cabana.

La restauración de la mina de Touro era presentada en 2010 por el profesor de la USC que dirigió el proyecto, Felipe Macías, como "ejemplo de restauración del medioambiente", aunque según advierte la plataforma provoca vertidos perceptibles a simple vista que llegan a los afluentes del río Ulla y pone en peligro la salud de la población y los ecosistemas. A la vista de los hechos, Salvemos Cabana sostiene la opinión contraria: "Es el peor ejemplo de la minería sostenible en Galicia".