Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fomento invierte por primera vez lo previsto en Cataluña

La cifra está aún por debajo de lo estipulado en el Estatut

Por primera vez en doce años, en 2012 el Ministerio de Fomento y sus empresas públicas cumplieron con lo presupuestado en Cataluña. Incluso lo superaron un poco. Según un documento del Departamento de Economía y Conocimiento elaborado a partir de datos del Ministerio, el Grupo Fomento el año pasado invirtió 1.213 millones de euros en la comunidad, lo cual supone un 105,8% de lo presupuestado para ese ejercicio (1.147 millones).

La cantidad, según los mismos datos, supone el 13,5% de la inversión sobre el conjunto de las comunidades autónomas. Esa proporción está lejos de lo que establecía la Disposición Adicional Tercera del Estatut, que en 2012 aún estaba vigente. Esta fijaba que la inversión del Gobierno central en Cataluña debía ser equivalente al peso de la comunidad en la economía española, del 18,5% del total. Si bien las inversiones de Fomento no son las únicas que llegan a Cataluña, representan el 80% del total.

La inversión en Cataluña retrocede a niveles de hace una década

Fuentes de la Generalitat admitieron que el grado de cumplimiento de lo presupuestado en 2012 fue del 105,8%, aunque recordaron que en años anteriores la ejecución fue mucho más baja. El mismo documento de la Generalitat señala que el desempeño de lo previsto en los Presupuestos Generales del Estado entre 2007 y 2009 fue de entre el 87% y el 90%; en 2010 bajó al 73,4% y en 2011 se hundió al 67,7%.

Ese desfase entre lo presupuestado y lo efectivamente ejecutado contribuye a agrandar el boquete de la deuda por la adicional tercera, que el Constitucional fijó, no obstante, que no era de obligado cumplimiento. Así, según este documento, la Generalitat estima que el Estado le debe 1.689 millones de euros por el periodo comprendido entre 2008 y 2010.

Al incumplimiento de la adicional tercera del Estatut hay que añadirle otra cruz. En plena época de austeridad, la obra pública se ha llevado el mayor tajo, de modo que el volumen inversor del Grupo Fomento en Cataluña, de 1.213 millones de euros, retrocedió en 2012 a niveles de comienzos de la década de 2000. “De esta crisis no se saldrá a base de más inversión pública, porque eso nos llevaría ahora a más déficit público, más deuda, un empeoramiento de la prima de riesgo y la paralización de la actividad económica”, se justificó el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro cuando fue inquirido por el bajón inversor.

Carreteras y trenes

De los 1.213,8 millones de euros, el grueso, 919,6 millones, corresponden a inversiones realizadas para carreteras y ferrocarriles. La navegación aérea captó 169,3 millones, mientras que los puertos y el transporte marítimo recibieron 119 millones. No obstante, desde 1996 el Grupo Fomento incluye también las inversiones realizadas por la dirección general del Agua y Sostenibilidad de la Costa y el Mar y las Confederaciones Hidrográficas, dependiente del Ministerio de Agricultura. A ese aumento del perímetro se lo conoce como Grupo Fomento ampliado. Esa partida no fue muy generosa: las infraestructuras hidráulicas se llevaron 16,7 millones de euros, mientras que las costeras ascendieron a 11,8 millones.

En el conjunto de las Administraciones, la inversión en relación a la economía catalana cayó hasta el 2,2% del PIB. Se trata de la cifra más baja que registra la serie histórica desde 1988.