Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Català asegura ahora que no busca sancionar al colegio de Xàtiva

El claustro y las familias del Taquígraf Martí optan por la prudencia y guardan silencio

Colectivos sociales se movilizan a favor del centro expedientado

Pancarta de protesta contra el cierre de RTVV en el colegio Max Aub de Valencia.
Pancarta de protesta contra el cierre de RTVV en el colegio Max Aub de Valencia.

Los miembros de la asociación de padres y madres (AMPA) del colegio Taquígraf Martí de Xàtiva han desestimado en todo momento “decir nada” sobre el asunto que les ha dado, sin pretenderlo, protagonismo en los medios de comunicación. “Es más lo que se dice por ahí de lo que decimos nosotros”, comentaba una madre ayer en tono elusivo, en referencia al expediente informativo abierto por la Consejería de Educación a raíz de la protesta de un grupo de escolares que gritaron Volem que torne Canal 9 durante la visita a la ciudad del presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, el pasado miércoles. El jefe del Consell inauguraba las obras del convento de Sant Domènech, cercano a este centro educativo que escolariza unos 300 alumnos de infantil y primaria.

 Sin embargo, el expediente por el cual se iba a "analizar la situación", porque “no se va a consentir ni a tolerar ningún tipo de utilización” de los escolares para fines “que no estén previstos dentro de la actividad escolar”, propició ayer dos reuniones en Xàtiva. Una, la del claustro del centro educativo. Otra, ya de noche, de la Plataforma en Defensa de los Servicios Públicos de La Costera. Hasta ahora, el centro ha mantenido silencio y por lo poco que ha podido trascender de la reunión de ayer, continuará en esa línea, a la espera de que pase la tormenta, cuanto antes mejor.

Preguntada por si había alguna novedad acerca del expediente abierto, la consejera de Educación, María José Català, recalcó ayer que solo se trata de “analizar el comportamiento de la propia Administración, sin ninguna voluntad de sancionar”. La consejera, eludió el tema de la protesta y se acogió al hecho “cierto” de que “hubo unas imágenes de unos niños en horario lectivo que aparecieron en el entorno de una manifestación”. Català matizaba así el foco de la investigación que el sábado enunciaba el secretario general del PPCV, Serafín Castellano, que lo situaba en “averiguar si alguien ha utilizado a niños menores de edad para increpar en un acto a autoridades”.

La línea discursiva de la consejera de Educación era otra. Para la inspección, añadió, se trata de saber “si era hora de estar en el patio o no”, algo que se comprueba examinando el Plan General de Actividades (PGA), en primer lugar. Esta circunstancia y “esas imágenes que fueron difundidas en muchos medios de comunicación con la presencia de unos 30 niños, que no tenían permiso paterno para aparecer en ellas, son elementos suficientes para poder instar un expediente informativo” que, insistió, “no es un expediente sancionador”. María José Català hacía estas declaraciones a la entrada de la sede de Lo Rat Penat, donde pronunciaba una conferencia sobre el sistema educativo valenciano.

Tele y cole en valenciano

Juan Manuel Játiva

Abundan los escolares, familias y profesores que se han manifestado contra el cierre de RTVV. Unos, a nivel interno y otros en público, como se pudo ver en la manifestación del “día después”. El colegio público Max Aub de Valencia lo hace patente cada día con una pancarta en la que los niños reclaman dibuixos en valencià sobre la etiqueta #RTVV no es tanca. Al lado, un gran retrato del autor de La gallina ciegacon la conocida chapa de las tijeras contra los recortes. La pancarta sobre Canal 9 permanece en la valla del centro desde el 11 de noviembre, cuando el AMPA del centro convocó un acto sobre el cierre de la televisión pública, especialmente justificado porque varios padres eran empleados de aquélla. “Es una situación que puede surgir en cualquier centro y no se les puede perseguir por salir en defensa de Canal 9 o por defender la libertad de expresión”, señala Guillermo Martí, padre del Max Aub y secretario general de FETE-UGT del PV. “Habría que recordar que todos los inicios de curso vemos a políticos que van a los centros y los utilizan para proyectarse a través de ellos junto a los niños, y no pasa nada”.

Poco después, se reunía en Xàtiva una docena de colectivos que integran la Plataforma de Defensa de los Servicios Públicos de la Costera, para estudiar medidas de apoyo al centro escolar expedientado. El Sindicat de Treballadores i Treballadors de l’Ensenyament del País Valencià (STEPV-Iv) propuso “acciones masivas y contundentes de rechazo” al expediente informativo abierto al colegio. La primera acción acordada fue una concentración ciudadana para el próximo viernes, el día 13, ante el Ayuntamiento de Xàtiva, bajo el lema Per l'escola pública i la llibertat d'expressió.

Esta era solo una parte de las acciones que proponía el sindicato. La Plataforma acordó también instar a los partidos políticos de la oposición municipal a presentar en el Ayuntamiento "mociones de rechazo al expediente y por la libertad de expresión". Igualmente, los sindicatos trabajarán para conseguir una mayoría que convoque con carácter extraordinario un Consejo Escolar Municipal para que "se posicione emitiendo un informe en contra de esta actuación autoritaria de la Consejería de Educación".

A juicio del STEPV, la Generalitat "pretende inculcar miedo entre el profesorado y los personales de dirección". Por ello, animó a través de un comunicado a los centros educativos a "manifestar públicamente y sin miedo sus opiniones sobre la nefasta gestión del Partido Popular en el cierre de RTVV o en cualquier otro tema que consideren oportuno".