Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Almería corre peligro de perder la rehabilitación del mesón Gitano

El TSJA suspende el concurso convocado por el Consistorio por defectos de forma

Cuevas del antiguo mesón Gitano, junto a la Alcazaba de Almería. Ampliar foto
Cuevas del antiguo mesón Gitano, junto a la Alcazaba de Almería.

El casco histórico de Almería parece tener gafe. Toda iniciativa para mejorar su aspecto se enquista —como ocurrió con la plaza Vieja y la casa Consistorial que tenían que estar listas en 2005— o nace envenenada. A este último caso pertenece el proyecto para rehabilitar el mesón Gitano. Una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) y una denuncia ante la fiscalía han acabado por ponerle freno, de momento. Todo, por una más que cuestionable forma de llevar a cabo el concurso y posterior contratación por el Ayuntamiento de Almería. El mesón Gitano son varias cuevas unidas situadas en la ladera de la Alcazaba que en la década de los 70 congregó la vida nocturna almeriense durante unos 10 años. Después el lugar quedó abandonado hasta ahora, cuando el Ayuntamiento de Almería, a de la través la empresa municipal Almería Urban, lo ha querido recuperar. El presupuesto con el que cuenta (5,9 millones de euros) ha sido el dulce que ha atraído a decenas de empresas para ejecutar la rehabilitación. Sin embargo, desde el principio se sospechó de las formas. Algunos arquitectos han denunciado el procedimiento de la concesión porque el proyecto ganador (que firman Facto y el arquitecto Ramón de Torres) es exacto a otro que también se presentó con un presupuesto más elevado y porque se han modificado una serie de parámetros en el proyecto para cumplir con la legislación vigente que inicialmente no habían sido aprobados por la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura. Modificaciones que se han hecho a posteriori, lo que no se ajusta a derecho.

UPyD denuncia el procedimiento administrativo ante la fiscalía

El Colegio de Arquitectos de Almería ha interpuesto varios recursos por la vía administrativa al entender que existen deficiencias en la convocatoria, como que la redacción del proyecto y la ejecución de las obras van en el mismo concurso. Así como que a muchos colegiados interesados en presentarse al concurso “no se les ha permitido el acceso al documento” con el proyecto básico y de ejecución, explica el decano del Colegio de Arquitectos, Javier Hidalgo. El TSJA les ha dado la razón y el auto de un juez de la sala de lo Contencioso Administrativo del alto tribunal andaluz ha suspendido cautelarmente el contrato de obras.

El Colegio de Arquitectos arguye que se ha impedido el acceso al concurso

Con este auto en la mano, la Comisión Provincial de Patrimonio de Cultura retiró el proyecto del orden del día de sus reuniones hasta no estudiar “con profundidad” el auto del TSJA. El visto bueno de la citada comisión es indispensable para la ejecución del proyecto.

El Ayuntamiento de Almería no se amilana. Ha anunciado que denunciará “a todos” —Colegio de Arquitectos y Comisión de Patrimonio— por boicotear su proyecto. Y tiene prisa. El dinero procede de fondos europeos y tienen que justificar su gasto. Eso, o se devuelve como ya ha pasado en más de una ocasión y con otros proyectos del casco histórico de la ciudad. “Las acciones legales se emprenderán por los perjuicios económicos y sociales que puede causar a la ciudad y, especialmente, a su centro histórico la no ejecución de este proyecto”, argumenta el consejero delegado de Almería Urban, Manuel Guzmán (PP), quien tiene un tercer flanco abierto. UPyD ha presentado ante la fiscalía una denuncia contra la empresa municipal al encontrar “incumplimientos de la legislación vigente” en relación con el proceso de licitación para la redacción del proyecto y ejecución del mesón Gitano, que pasan por la existencia de dos proyectos iguales y la modificación del proyecto una vez escogido como ganador.