Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Villalonga reclama al PP desterrar los prejuicios lingüísticos de la transición

La AVL celebra con un simposio el 30 aniversario de la Llei d'Ús i Ensenyament del Valencià

Fernando Villalonga, durante su participación en el simposio de la AVL.
Fernando Villalonga, durante su participación en el simposio de la AVL.

“Estamos en otro momento de involución”, aseguró este viernes Fernando Villalonga en referencia al valenciano. Para el que fuera primer consejero de Educación y Cultura del PP (1995-96), los otros dos momentos de peligro para la lengua propia de los valencianos han sido la Transición y su breve periodo en el Consell. Llums i ombres en el futur del valencià es el título de la conferencia que Villalonga pronunció en el simposio que la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL) organiza con motivo del aniversario de la Llei d’Ús i Ensenyament del Valencià (LUEV) que el día 23 de noviembre cumple 30 años. Acabó la conferencia-coloquio reclamando a su partido, y también al PSPV, que abandonen “los prejuicios, complejos y autocensuras que arrastran desde la transición”.

Se refería al pacto por el que “lo políticamente correcto” era decir valenciano, con una autocensura que impedía decir “catalán” y algunas palabras ni se podían pronunciar ni en la vida ni en la televisión pública. Pero también se refería a una ley que ya “está completamente superada”, en particular porque “el 100% de enseñanza en valenciano no comporta aquí un proceso como el de Cataluña”. Ante una reflexión de Vicent Pascual sobre el porcentaje de escolarización en valenciano no muy superior al 30%, Villalonga se mostró convencido de que ya se puede exigir “a los territorios castellanoparlantes y a la concertada que asuma la enseñanza en valenciano al 100%”.

Villalonga advirtió de los “falsos paralelismos” que se establecen con el proceso identitario catalán y que perjudican “a los más débiles”, es decir, los valencianos y los mallorquines, “hermanos de lengua y cultura que”, sin embargo, “no tienen que ver” con los catalanes en política lingüística, educativa e independentista. Insistió en declarar que la identidad valenciana es cultural y no política; en la unidad de la lengua catalana; en la validez del Estatut y la Constitución y en la triple condición de valencianos, españoles y europeos que deben proclamar los dos partidos mayoritarios.

Tuvo palabras elogiosas para Ciprià Ciscar, padre político de la LUEV, que había impartido su conferencia horas antes. El exconsejero socialista explicó las negociaciones llevadas a cabo para conseguir el mayor consenso o, al menos, la abstención de la oposición. Treinta años después, alerta de “los peligros a sortear para no volver atrás” y se refirió al cierre de RTVV, una constante en el simposio que proseguirá este sábado en la Universidad Politécnica de Valencia.

El presidente de la AVL, Ramon Ferrer, exigió “unos medios públicos en valenciano, que faciliten la comunicación entre los ciudadanos de la Comunitat y la vertebración del territorio desde Vinaròs a Orihuela”. Ciscar subrayó que “la situación de la RTVV no es un problema de los trabajadores, sino de los políticos y de sus gestores que han derrochado el dinero público”.