Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los imputados en la causa penal de Epsilon justifican la venta a EPIC

El socio de Villadelprat adquirió, sin deudas, la división que generaba recursos

La derivada penal del caso Epsilon, la empresa relacionada con la Fórmula 1 montada con capital estrictamente público y que quebró a causa de una gestión fraudulenta de su administrador único, Joan Villadelprat, ya tiene las primeras declaraciones de sus imputados. Según fuentes conocedoras del caso, Villadelprat no se ha desviado de la declaración que prestó en la vía mercantil, en lo relativo a las operaciones que se investigan como un presunto delito de alzamiento de bienes.

Villadelprat vendió a sus ex socios, agrupados en torno a la nueva empresa EPIC, la única parte de Epsilon que generaba recursos y que tenía además ciertas expectativas de ingresos relacionados con los contratos comerciales de patrocinio vinculados a la figura de Joan Villadelprat. La juez de lo mercantil que condenó al administrador único no puso especial énfasis en la discrepancia en torno a la valoración de los activos que de 1,2 millones que figuraban en los libros del concurso, fueron vendidos por 200.000 euros, de los que sólo se llegaron a cobrar 100.000.

La operación se realizó durante el preconcurso de acreedores y en contra de la opinión del Gobierno vasco

Además, la venta se hizo durante el preconcurso de acreedores, y frente a la oposición del Gobierno vasco entonces dirigido por el PSE y que tenía avales que luego ha tenido que hacer efectivos, de 16 millones de euros. La juez criticó más, en su sentencia, la ausencia de valoración de algunos activos que fueron en el paquete, y el hecho de que se traspasaran no sólo esos activos, sino también el personal, pero sin las deudas.

“Es como volver a la casilla uno” describió la juez de lo mercantil. Villadelprat solicitó concurso con un pasivo de casi 38 millones de euros. El propio administrador único y su socio, Phillip Payne, prestaron declaración ayer desde sus domicilios para evitar tener que desplazarse hasta Vitoria. Ambos viven fuera de Euskadi.

Villadelprat sostuvo que vendió la parte relacionada con la competición de la quebrada Epsilon para aliviar la carga pasiva de la empresa y general fondos.

Por otra parte, el PP y UPyD han acordado este viernes que la comisión de investigación que ambos partidos han pedido que se cree en el Parlamento vasco para aclarar las ayudas públicas concedidas a la firma automovilística Epsilon también investigue las subvenciones que se han otorgado para el fracasado proyecto de coche eléctrico Hiriko. Quieren que se investiguen las responsabilidades políticas que pudo tener el Gobierno vasco de Juan José Ibarretxe en la concesión de ayudas.