Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Feijóo asegura que Galicia hará los ‘floteles’ aunque pierda el concurso

"Los tiempos de México no son los nuestros", insiste para justificar el retraso

Los Gobiernos central y gallego insisten —lo vienen haciendo desde hace 14 meses— que tienen la promesa firme de las autoridades mexicanas al más alto nivel de que los contratos para construir dos buques hotel encargados por la petrolera Pemex serán para astilleros gallegos. Pero, al mismo tiempo, la compañía energética ha convocado un concurso público, que se resolverá el 30 de diciembre, en el que las factorías gallegas de Barreras y Navantia compiten con otras nueva ofertas, ocho mexicanas y una más española. ¿Insinúan entonces las autoridades de los dos países que el concurso está decidido de antemano?.

 La pregunta se le trasladó ayer al presidente de la Xunta, quien se apresuró a aclarar que México es un país con “un Gobierno democrático, que actúa conforme a la ley” y en el que, por tanto, no cabe pensar en “concursos amañados”. Feijóo explicó que los contratos de los astilleros gallegos son con PMI, una filial de Pemex, y que es esta, como empresa matriz, la que convoca esta licitación. “Pero PMI tiene la capacidad legal de contratar los barcos con independencia del concurso”, por lo que el Gobierno gallego confía en que, aun en el caso de que la oferta ganadora fuese otra, la filial de Pemex está comprometida a encargar los floteles a los astilleros gallegos. Según Feijóo, la propia Abogacía del Estado en España ha supervisado y ha confirmado la validez legal de los acuerdos con PMI.

El presidente volvió a excusar el retraso con el argumento de que “los tiempos de México no son los de Galicia”. Con respecto al sobresalto que produjeron unas declaraciones del ministro de Industria —posteriormente rectificadas— en las que daba a entender que en Galicia solo se construiría “parte de un flotel”, Feijóo confirmó que el propio José Manuel Soria le llamó esta semana desde México para informarle de que el responsable de Energía del Gobierno de ese país le había dado garantías de la vigencia de sus compromisos con Barreras y Navantia.

Frente a las duras críticas por este asunto de la anterior dirección del PSdeG, y también en los últimos días de destacados diputados socialistas, el nuevo líder del primer partido de la oposición se mostró ayer más condescendiente. “Llevamos oyendo esto 12 meses, pero yo aún confío [en que los contratos se materialicen] ”, declaró José Ramón Gómez Besteiro.