Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Día de la Memoria alarga la división sobre las víctimas en Euskadi

Dos años después del cese de ETA, los partidos siguen muy alejados

El 'lehendakari', Íñigo Urkullu, durante el acto organizado por el Gobierno vasco con motivo del Día de la Memoria. Ampliar foto
El 'lehendakari', Íñigo Urkullu, durante el acto organizado por el Gobierno vasco con motivo del Día de la Memoria. EFE

Las instituciones y los partidos vascos se han procurado su propio hueco para celebrar el Día de la Memoria, en una inusual tercera edición que comenzó el viernes con un acto del Ayuntamiento de Portugalete y ha acabado hoy en las tres capitales vascas. Dos años después del cese de la violencia de ETA, las fuerzas políticas siguen atascadas en el debate de las víctimas y profundamente divididas.

Bilbao, donde no se ha leído ningún texto, ha sido, no obstante, la excepción al contar con un PP que sí se ha ausentado de los homenajes del Parlamento, del Gobierno, de la Diputación de Gipuzkoa y del Ayuntamiento de San Sebastián.

Este año, además de la división, a la que han contribuido las propias instituciones con actos propios y no unitarios, el ambiente se ha tensado doblemente al coincidir con la excarcelación de presos de ETA en aplicación de la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) de Estrasburgo sobre la doctrina Parot. La ausencia del PP, sobre todo, y UPyD —partidarios de homenajear solo a las víctimas del terrorismo— se debe a que no comparten el criterio de las demás fuerzas de dedicarles el día, también, a las víctimas de las Fuerzas de Seguridad del Estado.

El único acto unitario se ha celebrado en el monolito del céntrico Parque de Doña Casilda, donde una placa recuerda “a todas las víctimas del terrorismo en Bilbao”. Han participado el alcalde, Iñaki Azkuna; el diputado general, José Luis Bilbao; el presidente del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, Juan Luis Ibarra, y el fiscal superior, Juan Calparsoro.

Para escenificar esta diferenciación, los principales dirigentes del PP vasco, con la presidenta Arantza Quiroga y el delegado del Gobierno Carlos Urquijo, además del diputado alavés, Javier de Andrés, y el alcalde, Javier Maroto, se han reunido en Vitoria, junto al monolito de recuerdo a las víctimas que levantó el escultor Agustín Ibarrola. Bildu no ha ido.

Tras el acto del Parlamento, en el que sí ha estado la izquierda abertzale, pero ni PP ni UPyD, el lehendakari Iñigo Urkullu se ha trasladado a Bilbao y lo ha celebrado con su Gabinete en el Arboretum de la Universidad Pública. “La paz y la convivencia requieren el reconocimiento de la injusticia de la violencia, del daño causado y la dignidad de las víctimas, de todas ellas”, ha asegurado.