Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DOCTRINA PAROT

Erkoreka valora la sentencia y pide a Rajoy una “nueva política penitenciaria”

El Gobierno vasco reclama a la izquierda abertzale que "gestione con responsabilidad" las consencuencias de la sentencia de Estrasburgo

El portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, ha valorado “positivamente” la sentencia por la que el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo ratifica que la doctrina Parot vulnera la Convención de Derechos Humanos en la aplicación retroactiva de esa interpretación del Código Penal. En una rueda de prensa en Vitoria, el también consejero vasco de Justicia ha elogiado la sentencia porque ensalza los derechos humanos “por encima de lo demás”, incluso de “cualquier conveniencia política”, y porque respalda la postura del Ejecutivo autonómico, crítica con esta interpretación de la ley.

Erkoreka ha asegurado que la sentencia hecha pública hoy es una “oportunidad para iniciar una nueva etapa en la política penitenciaria” y, en este sentido, ha propuesto al Gobierno central una “reflexión compartida” sobre esta que se base en principios de “legalidad, realidad y consenso”. Antes de realizar esta petición al Ejecutivo de Mariano Rajoy, el portavoz ha lanzado otra reclamación, esta a la izquierda abertzale, para que “gestione con responsabilidad y altura de miras las consecuencias de este pronunciamiento”. En este sentido, ha destacado que para abrir un nuevo tiempo en materia penitenciaria, serán necesarias una “revisión crítica del pasado” y que los presos se acojan a los beneficios penitenciarios.

Alaba que la sentencia ponga los derechos humanos sobre "cualquier conveniencia política"

Preguntado por los medios, sobre si la sentencia ayuda para romper con el “bloqueo” del que ha alertado el lehendakari, Iñigo Urkullu, en torno al proceso de paz y convivencia, el portavoz ha considerado que ayuda a “clarificar el panorama y remover algunos de los obstáculos que dificultaban avanzar en el cambio de la política penitenciaria”.

La doctrina Parot, aceptada por el Tribunal Supremo en 2006 y ratificada por el Tribunal Constitucional, supone una nueva manera de contabilizar los beneficios penitenciarios de manera que, en vez de descontar tiempo de los 30 años que como máximo puede pasar en la cárcel un preso, se le reste a cada una de las penas por las que ha sido condenado. En la práctica, la interpretación del artículo 70 del Código Penal impide que un preso con varias sentencias condenatorias reduzca su tiempo en prisión.

La sentencia ayuda a "clarificar el panorama y remover algunos de los obstáculos que dificultaban avanzar" en política penitenciaria 

El Ejecutivo autonómico, del PNV, ya había denunciado que la doctrina Parot “vulnera derechos” y el Parlamento de Vitoria había solicitado, en esta línea, en marzo, que se liberase a los presos a los que se haya aplicado esta interpretación del Código Penal y se derogasen las leyes de “excepción”.

En Euskadi, las reacciones han sido dispares. Si en las concentraciones que se han organizado en las capitales vascas se ha recibido el fallo del Tribunal de Estrasburgo con aplausos, satisfacción y peticiones de excarcelación inmediata de decenas de presos –“Ordua heldu da [La hora ha llegado], Ni un minuto más”, se podía leer en sus pancartas-, en otros foros la sentencia ha sido recibida con alusiones en defensa de la doctrina Parot. Es el caso del portavoz del PP vasco en el Legislativo de Vitoria, Borja Sémper, que a través de las redes sociales ha asegurado que “la doctrina Parot introduce elementos de justicia: no es lo mismo penalmente matar a uno que a 20”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >