Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Esclarecido uno de los robos de joyas más importantes de los últimos años

El montante de los relojes sustraídos superó los 23 millones de euros

Hay 17 detenidos entre los autores materiales, los intermediarios y los receptadores

Ismael A. V., más conocido como el Troll, un español de 31 años, ha sido el supuesto autor intelectual del mayor robo de joyas y relojes de la historia de España. Así al menos lo cree la policía que lo ha detenido junto con su hermano y otros 15 integrantes de tres grupos criminales que asaltaron una central de distribución de relojes de alta gama de marcas suizas el pasado 1 de diciembre de 2012. El precio de lo sustraído en el mercado supondría más de 23 millones de euros, según ha explicado esta mañana el jefe superior de Policía de Madrid, Alfonso Fernández Díez.

El robo se produjo a plena luz del día (alrededor de las cuatro de la tarde) en la distribuidora Diarsa, en el número de 245 de la calle de López de Hoyos, en el distrito madrileño de Ciudad Lineal. Los ladrones forzaron las dos puertas de acceso e inutilizaron las alarmas con una de las claves. Después acudieron a la puerta principal y, tras recorrer todas las plantas, se dirigieron a la cámara acorazada. Esta consta de un grandes paredes de hormigón y acero. Los ladrones utilizaron radiales, lanzas térmicas y herramientas de oxicorte para abrir un agujero de 50 centímetros de diámetro.

Los ladrones no fueron detectados en ningún momento. Se repartieron el botín en pequeños lotes para que no se pudieran detectarse las piezas sustraídas. Todas ellas llevan número de serie, al ser relojes muy caros. Su precio oscila entre los 2.000 y los 270.000 euros, según fuentes policiales.

El reloj más caro recuperado por la policía. ampliar foto
El reloj más caro recuperado por la policía.

La policía interrogó a los vecinos de la zona y a los empleados de la empresa. Según ha explicado el jefe superior, se encontraron con muchas dificultades ya que los asaltante tomaron grandes precauciones y emplearon gran profesionalidad para no ser descubiertos. Además, carecían de las grabaciones de seguridad de la empresa, ya que se llevaron los discos duros de las grabaciones.

Las pesquisas se centraron en el Troll ya que tenía antecedentes de robos similares. De hecho, lo que ha precisado el jefe de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Madrid, el comisario Emilio Alcazar, ha incrementado su actividad delictiva. De ser un alunicero en la llamada milla de oro de Madrid, en la calle de Serrano, ha encabezado un grupo delictivo y se ha dedicado incluso a planear este robo, en el que también participó.

Los agentes comprobaron que detrás del robo había al menos tres grupos delictivos. El liderado por Troll y su hermano José Luis, de 35 años, era el que encabezó el robo. Otro estaba formado por ciudadanos españoles con orígenes marroquíes y el tercero por chinos. Eran estos últimos los que habían comprado algunas partidas de los relojes y los habían mandado a Shangay, vía Qatar. La policía cree que hicieron un primer envío el pasado enero y otro en julio. Precisamente cuando estaban a punto de salir en julio con varios relojes fueron decomisados por los agentes de la Policía Judicial.

Presuntos autores de otro robo de 12 millones en relojes

F. JAVIER BARROSO

El robo en el distrito de Ciudad Lineal no es el único que imputa a esta banda la Policía Nacional. Los 16 registros (11 de ellos en Madrid) en las viviendas de los supuestos responsables ha dejado al descubierto que los detenidos también pueden estar de otro gran robo de relojes valorados en 12 millones de euros. La razón en este caso es muy sencilla. Se han encontrado algunos modelos que fueron sustraídos en aquella ocasión. 

El robo se produjo la madrugada del 10 de enero de 2011, cuando un grupo de delincuentes entró en el número 42 de la calle de Francisco Silvela, junto a las de Eraso y de Ferrer del Río (distrito de Salamanca). Los asaltantes conocían al detalle los sistemas de seguridad del inmueble. Inhabilitaron el sistema de alarma que tenía el almacén, de la empresa LMVH, ubicado en la tercera planta.

Tras forzar la puerta de entrada, subieron a la azotea y desde allí se descolgaron por el patio hasta penetrar al edificio y hacer un butrón en el almacén de relojes.

Las investigaciones llevaron a los agentes hasta el grupo de chinos, que estaba asentado en el distrito de Usera, bajo la apariencia de negocios legales como joyerías, bazares y restaurantes. Precisamente a este grupo lo estaba vigilando la Brigada Provincial de Extranjería y Documentación de Madrid. Ambos se unieron y se intercambiaron las informaciones entre las brigadas.

Los agentes siguieron a los principales responsables del grupo, que se marcharon de vacaciones a Ibiza y a Marruecos. Allí llevaron un nivel de vida muy alto que no se correspondía con los ingresos que tenían declarados. El hermano del Troll regresó de Ibiza a finales de agosto, ya que tenía previsto vender parte del botín. Fue en ese momento cuando le detuvieron. A parte de la organización la arrestaron el 21 de agosto. Los agentes entraron en un finca que tiene José Luis en Getafe y en el domicilio de su familiar, en un chalé de Fuenlabrada. Dos días después, arrestaron a los miembros de la organización china, uno de los cuales se había comprado un Porsche con los beneficios conseguidos con la venta de una partida de relojes. El 24 de agosto, hubo nuevos registros en Leganés, Madrid y Valdemoro.

En los registros se decomisaron unos 300 relojes, dos pistolas del calibre 9 Parabellum, munición, el Porsche, hachís, 75 gramos de droga cristal y 65.000 euros en efectivo, además de los relojes. La policía china también ha recuperado parte del material robado gracias a los datos aportados por los fabricantes y por la información intercambiada con la policía española y de Andorra a través de Interpol.  Hasta ahora la operación policial, que permanece abierta, ha permitido recuperar 321 relojes valorados en cuatro millones de euros.

"Se trata de uno de los robos mejor planificados, realizado a plena luz del día y muy especializado con el uso de herramientas muy sofisticadas. El precio de los relojes en el mercado negro había supuesto para la organización unos siete millones de euros, ya que suelen venderlos entre el 25 y el 30% del valor de mercado", ha explicado el jefe superior.

De los 17 detenidos, 12 han ingresado en prisión preventiva, acusados de los delitos de robo con fuerza, tenencia ilícita de armas, blanqueo de capital, receptación (comprar a sabiendas material robado) y asociación ilícita para delinquir.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >