Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Recuperados los restos del ‘soldado desconocido’ de El Toro

La exhumación se financió a través del micromecenazgo

El equipo encargado de la exhumación del 'soldado desconocido', junto a los restos.
El equipo encargado de la exhumación del 'soldado desconocido', junto a los restos.

El Grupo para la Recuperación de la Memoria Histórica (GPRMH) ha practicado este domingo la exhumación del cadáver del llamado soldado desconocido de El Toro (Castellón) descubierto hace un año.

Esta exhumación es la segunda que se realiza financiada íntegramente con donaciones en la Comunitat, tras la de Borriol, y supone "una experiencia nueva a través de la que se rinde homenaje a los miles de soldados que cayeron en su primer combate y nunca volvieron a casa", ha indicado el portavoz del GPRMH, Matías Alonso.

El soldado ya había sido localizado el año pasado dentro de unas prospecciones llevadas a cabo por este grupo, pero su exhumación no ha podido ser efectuada hasta reunir el dinero necesario para la operación, tras cancelarse, según ha recordado Alonso, las subvenciones por parte del Gobierno de España para estos fines.

Desde el GPRMH lanzaron la petición con el objetivo de reunir 6.850 euros, aunque finalmente han conseguido cerca de 9.000 euros para esta iniciativa.

Así, una vez obtenido el permiso de la Dirección General de Cultura y el del Ayuntamiento de El Toro, el cuerpo fue primero desenterrado para ser retirado este domingo de la zona "donde podría estar presente otro esqueleto en peor estado".

Ahora, los restos mortales del soldado y de parte de lo que podría ser otro cadáver serán enviados al laboratorio medico-legal de la Universidad Complutense de Madrid, donde se determinará en un período de entre dos y tres meses, su edad, las causas de su muerte y su perfil genético, para un posible reconocimiento familiar futuro.

Según Alonso, un matrimonio cuyo familiar murió en combate por la zona del Rincón de Arnau, ya se ha puesto en contacto con el colectivo para verificar si pudiera haber alguna relación genética con el cuerpo hallado.

Eusebio García, espeleólogo afincado en el municipio con varios trabajos en cavidades de la zona, ha destacado que "el esqueleto se encontraba en perfecto estado de conservación”. García se ha referido al libro del escritor e historiador Rafael Tudón, La villa de El Toro, buscando su pasado, que ha sido un referente desde que tuvieron constancia del hallazgo, y éste felicitó al equipo por desvelar un episodio de la historia local que debe recordarse "como parte de una guerra entre hermanos que nunca más se tiene que producir".