El Consell quiere pagar el aeropuerto de Castellón con el plan a proveedores

El fallo judicial otorga a la Generalitat seis meses para liquidar 120 millones

José Ciscar hoy tras la reunión del Gobierno valenciano.
José Ciscar hoy tras la reunión del Gobierno valenciano.MÓNICA TORRES

El aeropuerto de Castellón se ha convertido en un nuevo roto en las ya deterioradas cuentas del Consell. El pleito que mantenían la concesionaria Conaer, constructora y adjudicataria del aeropuerto, y la empresa de la Generalitat Aerocas se ha dirimido finalmente en el juzgado. Y el fallo no ha podido ser más letal para el Gobierno que preside Alberto Fabra.

Las obras del aeropuerto que el Consell pensaba pagar a cómodos plazos a lo largo de 47 años, ahora se tendrán que abonar antes de seis meses, según el fallo judicial. Y la cantidad no es precisamente pequeña. Si las cuentas del Consell son buenas, la Generalitat tendrá que abonar 76 millones de euros el año que viene —los otros 44 hasta alcanzar la cifra de 120 millones en los que se ha estimado el coste de la obra se compensarían por un crédito que concedió Aerocas a Conaer—.

El consejero de Hacienda, Juan Carlos Moragues, admitió este viernes que su intención es pagar la deuda con los créditos del segundo plan extraordinario de pago a proveedores habilitado por el Gobierno. “Y si no pudiera ser, a través de otro mecanismo o fórmula”, dijo Moragues, que lleva semanas intentando cuadrar el sudoku de los presupuestos de la Generalitat de 2014.

Unas cuentas que puede acabar cuadrando con la masa salarial de los empleados públicos. El portavoz del Consell y presidente de Aerocas, José Ciscar, admitió que la voluntad del Gobierno valenciano es “mejorar” la situación de los empleados públicos, que en los dos últimos años han sufrido notables recortes salariales con el denominado decreto Vela. Sin embargo, una parte de los actuales recortes aplicados a los empleados públicos, que en teoría tienen fecha de caducidad a 31 de diciembre, podrían prolongarse un año más. Ciscar no quiso desvelar cuál será la propuesta del Consell a los empleados públicos y se limitó a señalar: “Una vez diseñadas las grandes cifras se convocará la mesa general de negociación de la Función Pública”.

El Ejecutivo alega al plan del Tajo lo mismo que los regantes del trasvase

En su comparecencia, Ciscar expresó su confianza en poder licitar la gestión del aeropuerto de Castellón a primeros del año que viene. La pretensión del Ejecutivo es sacar un concurso por 10 años de duración por los que pagaría a la concesionaria, encargada de gestionar el aeropuerto, entre 2,5 y 2,7 millones de euros anuales a la espera de que las instalaciones alcancen un tráfico de pasajeros de 350.000 personas anuales y la concesionaria cubra sus gastos.

El presidente de Aerocas se mostró confiando en que habrá varias ofertas, ya que distintas empresas han mostrado su interés en gestionar el aeropuerto. El concurso tendrá que ser previamente aprobado por el pleno del Consell porque el gasto superará los 12 millones de euros.

Ciscar intentó trasladar la idea de que el fallo judicial con el que se rescinde el contrato con Conaer ha sido favorable a la Administración porque no acepta el coste de 132 millones que solicitaba la concesionaria.

Además, Aerocas intentará concluir parte de las obras menores que faltan en las instalaciones del aeropuerto con el aval de cuatro millones que en su momento depositó Conaer.

Una vez obtenida la adjudicación, la empresa resultante tendrá que tramitar las últimas licencias antes de poder operar.

Por otra parte, el Consell aprobó el escrito de alegaciones al plan de cuenca del Tajo, que copia íntegramente el escrito del Sindicato Central de Regantes del acueducto Tajo-Segura y que se retirará si las demandas se incluyen en el memorando que se negocia con el Gobierno.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS