Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La avispa asesina llega a la Garrotxa

Esta es la segunda vez que se encuentra en Cataluña este insecto carnívoro proviniente de Asia

Los apicultores de la zona ya lo presumían, pero en los últimos ocho días el temor se ha confirmado: cerca de 100 ejemplares de vespa velutina, conocida popularmente como avispa asesisna o asiática, se han capturado en la comarca de la Garrotxa (Girona), según ha confirmado el Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Natural. Concretamente, los insectos, que miden entre 3 y 5 centímetros, han sido hallados en un monte cercano a Olot.

Durante la tarde de hoy jueves, técnicos de los Agentes Rurales, voluntarios del sindicato Unió de Pagesos y apicultores realizan una abatida para dar captura a las reinas. "Ahora es cuando hay que hay que matarlas", ha advertido Àngel Noguer, presidente de la Asociación de Apicultores de Girona, quien ha añadido que lo "más importante en este momento es matar a las reina, que permanecen escondidas esperando el otoño". Según Noguer, cada una de ellas puede llegar a tener más de 12.000 crías durante el invierno, lo que agravaría el problema. El presidente de los apicultores gerundenses ha advertido del peligro que supone para su actividad la presencia de este insecto: "Son carnívoras y devoran las abejas locales, que aún no han desarrollado sistema de defensa contra el ataque de las asesinas".

Lo más importante en este momento es matar a las reinas

Àngel Noguer, presidente de la asociación de apicultores de Girona

Entre las medidas de control inmediatas figuran la localización y eliminación del nido antes de que inverne y colocar trampas en puntos determinados para detectar otros individuos de la especie, así como hacer formación específica para agentes rurales para facilitar la detección de otros nidos.

Este es el segundo foco de avispas asesinas que se localiza en Cataluña. Tras llegar a Francia en 2004 un barco de mercancías procedente de China, el insecto entró el pasado año en el Empordà, pero desde entonces no se han detectado nuevos ejemplares en Cataluña.