Los expertos proponen negociar la deuda histórica fuera del modelo autonómico

El informe a las Cortes alerta del grave deterioro financiero de la Generalitat

Los miembros de la comisión de expertos sobre financiación autonómica, ayer, en las Cortes Valencianas.
Los miembros de la comisión de expertos sobre financiación autonómica, ayer, en las Cortes Valencianas.Mònica Torres

“No basta ya con revisar el modelo. Hay que paliar el deterioro financiero de la Generalitat”, indicó ayer el catedrático Francisco Pérez, que actuó de portavoz en la presentación del informe de la comisión de expertos sobre financiación autonómica creada por las Cortes Valencianas. En un acto celebrado en el Parlamento valenciano, Francisco Pérez, Ismael Fernández, Rafael Beneyto, José Antonio Pérez, Vicent Peiró y Vicent Cucarella, integrantes de la comisión, presentaron un informe según el cual un “déficit financiero continuado” derivado del vigente sistema de financiación autonómica ha llevado a la Generalitat Valenciana a acumular la mayor deuda pública per cápita de España. Una deuda que asciende a 29.037 millones de euros en el primer trimestre de 2013, de la que 10.918 millones se deben a la infrafinanciación y otros 2.500 millones a la carga financiera. La menor financiación y la caída de ingresos fiscales por la crisis han llevado a que el 25% del presupuesto de la Generalitat se financie mediante créditos.

“Es bastante imposible” en estas condiciones, comentaron los expertos, que la Administración autonómica, —que debería recibir 1.000 millones anuales más para estar en la media de financiación per cápita de las comunidades—, cumpla el objetivo de déficit fijado para 2016, del 0,2%. El informe propone un nuevo modelo estructurado en tres tramos: uno de garantía del nivel mínimo de los servicios fundamentales, como salud, educación y protección social, que cuente además con un fondo de contingencia para asegurar la estabilidad de los recursos; otro de suficiencia competencial y un tercero que permita ejercer la autonomía tributaria para financiar políticas diferenciadas.

“El deterioro financiero es tan grave que serán necesarias actuaciones complementarias”, advirtió, sin embargo, el portavoz de la comisión. De ahí que, entre esos instrumentos complementarios, además de fondos de desarrollo regional y de un replanteamiento del cálculo del cupo en los sistemas forales vasco y navarro, se proponga un “instrumento de reequilibrio financiero” que permita que las comunidades “que han acumulado deudas por la infrafinanciación padecida” acuerden con el Estado el reconocimiento de las mismas. Sin embargo, la propuesta no incluye una reclamación explícita de la deuda acumulada por el déficit de financiación, lo que se ha venido denominando “deuda histórica”. “No es nuestra función”, advirtió Francisco Pérez, que situó esa tarea en el ámbito político. Aunque añadió: “En algún momento se tendrá que plantear”.

Tampoco incluye el informe una revisión de la balanza fiscal valenciana. El portavoz de los expertos recordó que hay estudios en ese sentido de 2006, en los que la Comunidad Valenciana aparecía como contribuyente neta pese a que la financiación per cápita era inferior a la media. Tras los años de crisis esa situación debe haber variado sustancialmente, pero Pérez se limitó a indicar que hoy en día “todas las comunidades autónomas reciben más de lo que aportan”.

Todos los miembros de la comisión apelaron al consenso entre las fuerzas políticas y sociales y a la necesidad de “presentar un bloque unido” para reivindicar un sistema más equitativo, más sencillo y más justo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS