Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Euskadi arranca una nueva etapa sobre la base del acuerdo PNV-PSE

La firma del documento de reactivación económica dará paso a la búsqueda de otro socio

Más allá de la denominación que se le otorgue, el acuerdo que este lunes firman los máximos dirigentes del PNV y del PSE-EE en Lehendakaritza, ante la presencia de Iñigo Urkullu, supone el inicio de una nueva etapa política en Euskadi y, sobre todo, el cierre del hostigamiento que ha presidido las relaciones entre ambos partidos desde la pasada legislatura.

Sobre la base de una nueva reforma fiscal, que debe superar su tramo más difícil para convertirse en realidas, nacionalistas y socialistas han adecuado un plan de reactivación económica y de fortalecimiento de los servicios públicos que apuntala la gestión presupuestaria del Gobierno vasco, dinamiza las actuaciones con la crisis en una comunidad que sigue acusando los zarpazos del desempleo y, de paso, resitúa al PSE-EE en un escenario del que parecía aislado tras los últimos resultados en las urnas.

Con todo, el pacto, que va a disponer de la máxima solemnidad en la sede del Gobierno, necesita de un tercer socio que lo haga viable. Los votos de PNV y PSE son insuficientes en las Juntas Generales de Álava y de Gipuzkoa y ahí es donde surge la imprescindible búsqueda de un apoyo, del que ahora el acuerdo carece para que la reforma tributaria salga refrendada, más allá de los acuerdos puntuales del próximo pleno monográfico sobre fiscalidad en el Parlamento.

A partir de la firma de este lunes se intensificarán las negociaciones con los otros dos grupos de la oposición. De entrada, ya se ha abierto un cauce de diálogo con el PP que va a continuar porque se configura como el más logico para todas las partes implicadas. No obstante, por deferencia, los dos partidos firmantes presentarán el documento a EH Bildu en un encuentro previsto para el martes, según se adelantó a informar la izquierda abertzae. Pero las expectativas de un acercamiento son escasas, aunque Bildu y los socialistas tienen un acuerdo sobre fiscalidad en las Juntas de Gipuzkoa. Sin embargo, los soberanistas no se han recatado en descalificar el contenido del acuerdo de PNV y PSE-EE.

Los firmantes presentarán el martes el acuerdo a EH Bildu, pero buscan al PP

Antes de que se sucedan esos encuentros, los dos firmantes han subrayado la importancia del plan que han ideado. De un lado, Patxi López, tras defender que el pacto con el PNV es una "magnífica noticia para el país", ha declarado en El Correo que su formación "estaría encantada" de que el PP se sumara al mismo, --"y si fuera a cuatro mejor"-- pero "lo que no es de recibo es que el PP lance infundios", ni es "muy entendible que alguien pretenda sumarse en cinco minutos a un acuerdo que lleva meses negociándose sin que se conozca su posición".

En este sentido, ha afirmado que el PP será "bienvenido" si "cambia radicalmente su posición" y se suma a una política de "no recortes" y reforma fiscal. Asimismo, ha destacado que si EH Bildu queda fuera del pacto "estarán lejos de la fiscalidad justa que necesita este país y tendrán que explicarlo".

A su juicio, con el acuerdo, el PNV ha entrado "en los planteamientos" del PSE, ya que es una "magnífica noticia que hayamos conseguido que el Gobierno no vaya a recortar los servicios públicos y las políticas sociales". No obstante, López ha advertido de que, aunque se abren vías de colaboración, "eso no quiere decir que el PSE-EE vaya a ser el báculo permanente del Gobierno del PNV".

Por su aprte, la secretaria del Euskadi Buru Batzar del PNV, Pilar García de Salazar, ha asegurado que la firma del pacto 'de país' con el PSE, que se llevará a cabo este lunes, "no es una fotografía más" sino que constituye el acuerdo de más "calado" de la última década. Además, ha manifestado que el consenso entre jeltzales y socialistas es "un buen comienzo" para poder superar los "desencuentros" mantenidos durante diez años entre ambas formaciones.