Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Aula del Cómic de Córdoba anula una muestra tras denunciar censura

El Ayuntamiento alega que no puede emplear dinero público en un cartel que insulta a un concejal

Cartel cuestionado por el Ayuntamiento de Córdoba. Ampliar foto
Cartel cuestionado por el Ayuntamiento de Córdoba.

El Aula de Cómic, dependiente de la Delegación de Cultura del Ayuntamiento de Córdoba, ha denunciado un supuesto episodio de censura a causa del cartel anunciador de la próxima Muestra de talentos del cómic, en el que aparecían los rostros del antiguo presidente de Cajasur, el cura Miguel Castillejo, y del empresario enjuiciado en el caso Malaya y líder del principal partido de la oposición en el Ayuntamiento, Rafael Gómez, Sandokán. Ambos comparten espacio con un tercer personaje, un ladrón enmascarado que la Delegada de Juventud, Blanca Córdoba, ha identificado con Gómez. "Con dinero público no podemos tolerar que se insulte al líder del principal partido de la oposición en la Corporación", señaló ayer.

La imagen del cartel de esta edición ha sido realizada por Miguel Ángel de la Fuente y tiene como protagonista a un personaje que ocupaba la tira cómica titulada Mi abuelo infringe la Ley en el desaparecido semanario La calle de Córdoba. Además de aparecer dicho personaje, asoman las caricaturas de Miguel Castillejo, expresidente de Cajasur, y de Sandokán. El primero aparece a modo de King Kong, en lo alto de un edificio donde se lee "Cajasur inmobiliaria: tu vivienda gratis" y Gómez aparece dibujado sobre un cartel de autobús, con la palabra "cuco", escrita.

"En primer lugar se nos pidió 'tapar' el alzacuello de Castillejo (…) y que tampoco se viera el antedicho letrero de la inmobiliaria; en segundo lugar, se nos requiere eliminar (sí, eliminar), el rostro de Sandokán, argumentándonos la Delegación de Juventud, y cito textualmente "no podemos financiar un cartel en el que se sugiere que Rafael Gómez es un ladrón", explica el presidente del Aula de Cómic.

Los responsables del Aula se negaron a seguir las directrices marcadas por la Delegación. "Explicamos (…) que el hecho de dibujar a estos personajes es porque son popularmente conocidos por todos y porque, guste o no guste, forman parte de la idiosincrasia e historia de la ciudad y jamás se pretende atacarlos, insultarlos o sugerir cosas que no se ajustan a la realidad".

Blanca Córdoba insistió en que el cartel es insultante y que tilda a Gómez de ladrón. Preguntada por la posibilidad de que se haya podido identificar por error al personaje ficticio de Mi abuelo infringe la ley' con el político de UCOR, la edil responde que "no tengo ni idea, yo solo he visto que un concejal del Ayuntamiento, del salón de plenos, se le identifica con un ladrón y eso no se puede pagar con dinero público. Y si no están de acuerdo en el Aula de Cómic, pues muy bien".

Los responsables del Aula informaron en su página de Facebook que, a causa de sus diferencias con el Ayuntamiento, lamentaban anunciar la cancelación de la muestra, que iba a celebrar su décima edición.