Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maroto trata de evitar que se investigue la gestión de Alfonso Alonso

El Consistorio de Vitoria aprueba crear una comisión de investigación sobre un alquiler de 2007

Javier Maroto, de pie, conversa con su antecesor, Patxi Lazcoz en el pleno.
Javier Maroto, de pie, conversa con su antecesor, Patxi Lazcoz en el pleno.

Sin sorpresas, el pleno del Ayuntamiento de Vitoria ha aprobado esta mañana crear una comisión de investigación para analizar el contrato que el exalcalde del PP Alfonso Alonso firmó en 2007 con el empresario Gonzalo Antón por el alquiler de unas oficinas, acuerdo que la oposición entiende abusivo en sus condiciones. La oposición, PNV, Bildu y PSE (el PP se ha abstenido), ha impulsado la creación de este grupo de trabajo, que tendrá a partir de su constitución cuatro meses para estudiar las lagunas que la oposición observa en el procedimiento de formalización del contrato. La creación de la comisión se ha realizado en un pleno extraordinario convocado a las ocho de la mañana y cuyo orden del día ha sido hecho público a las 7.22h.

La comisión se ha encontrado con un importante obstáculo. El equipo de Maroto, que en aquellas fechas era concejal de Hacienda, ha defendido que la comisión solo se puede centrar en los trabajos realizados por los actuales gestores. El informe, difundido por el servicio de comunicación del equipo de gobierno minutos después de celebrar el pleno, hace referencia al artículo 156 del reglamento del Consistorio “tienen exclusivamente funciones de seguimiento y control de la gestión del alcalde y su equipo de Gobierno".

Entre las dudas se encuentra por qué Alfonso Alonso cambió las condiciones del mismo, ya que la Junta de Gobierno aprobó firmarlo por diez años y él lo extendió a 20, con una cláusula de rescisión del contrato que supone pagar al empresario el equivalente al resto de meses que restan del contrato. En total, el alquiler costaría a las arcas municipales siete millones de euros.

Pese a que el alcalde, Javier Maroto, ha realizado gestiones en los últimos días para renegociar el acuerdo, la oposición ha considerado este paso como insuficiente y ha entendido pertinente la investigación. Los grupos entienden que esclarecer qué es lo que ocurrió ayudará a romper el blindaje del contrato y a renegociar los términos del alquiler, de 49.257 euros mensuales.

En una rueda de prensa posterior, según informa Efe, Maroto ha reclamado a los partidos que "respeten" lo recogido en el informe de la secretaria general del pleno y ha cargado contra el PSE, porque, según ha indicado, se explicó al anterior alcalde, Patxi Lazcoz, los términos del contrato y el socialista no dio ningún paso para aclararlo. Maroto se ha preguntado por qué si "tan mal estaba todo", Lazcoz no "renegoció" el alquiler o montó una comisión de investigación. También el PNV, socio presupuestario de Maroto, ha recibido críticas del regidor, porque el exalcalde José Ángel Cuerda "hizo lo mismo" que Alonso, según su parecer.