Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nacionalismo catalán lanza para la Diada su mayor pulso al Estado

Artur Mas se compromete ahora a que en 2014 haya una consulta “tolerada” por el Estado

Ensayo de la cadena independfentista en el barrio de Gràcia de Barcelona, el pasado agosto.
Ensayo de la cadena independfentista en el barrio de Gràcia de Barcelona, el pasado agosto.

A punto de cumplirse un año del órdago soberanista lanzado por Artur Mas tras la masiva manifestación independentista de la Diada de 2012, el nacionalismo catalán mantiene su pulso al Estado y el presidente de la Generalitat sigue con su hoja de ruta; matizada en los últimos días, pero inalterable en lo sustancial.

Artur Mas inició este jueves un viraje político con una entrevista radiofónica en la que, por primera vez admitía que si la consulta no fuese posible en 2014 convocaría elecciones plebiscitarias en 2016, pero el viernes pretendió calmar a Oriol Junqueras, su socio parlamentario de Esquerra Republicana y volvió a reiterar que el próximo año habría consulta “sí o sí”.

Y este sábado, el líder nacionalista ha reiterado ante el consejo nacional de Convergència (CDC) su compromiso de que en 2014 pueda celebrarse una consulta “en el marco legal” y que esté “acordada por el Estado o como mínimo tolerada”. En un gesto insólito en la historia de su partido, Mas utilizó el castellano en esa reunión interna y, mirando a las cámaras, volvió a explicar en castellano sus conocidos argumentos para que no fuesen alterados.

El presidente  catalán

contempla que la consulta

sobre la independencia

tenga varias preguntas

Así, el líder de CiU ha insistido en su intención de que antes de final de año se pueda acordar la fecha de la consulta con el máximo consenso posible, pero añadió la posibilidad de que la consulta contenga una o más preguntas. Y solamente en el supuesto de que no sea posible que los catalanes acudan a las urnas, “si se nos niega la voz y el voto”, en palabras de Mas, se abriría entonces el escenario a unas elecciones plebiscitarias en 2016, que serían el “último recurso”, en expresión del líder nacionalista.

El escenario de una consulta “tolerada” es una nueva precisión en el discurso del presidente de la Generalitat, pues abre la posibilidad a que si el Gobierno no se aviene a pactar con la Generalitat, al menos permita que esta convoque una consulta al amparo de la ley de consultas que prepara el Parlamento autonómico y que estará lista antes de que finalice el año.

Los republicanos

reclaman que haya

una sola y que la

respuesta sea sí o no

Matices al margen, el pulso de Mas continúa, aunque haya iniciado una negociación con Mariano Rajoy sobre el futuro político de Cataluña. La vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, reclamó ayer al presidente del Gobierno que aclare “qué tipo de consulta ha pactado” con el presidente de la Generalitat. “Entre que esquiva periodistas y bloquea a la oposición en el Parlamento, ¿podría Rajoy aclararnos esta noticia?”, escribió Valenciano en su cuenta de Facebook tras conocer el compromiso de Mas de celebrar la consulta “acordada o tolerada”. “Los ciudadanos de Cataluña y del resto de España queremos saber”, concluye la dirigente socialista.

Los matices introducidos por Mas no son compartidos por ERC. Los republicanos defienden que la consulta se celebre con una sola pregunta clara y que la respuesta sea un o un no. El líder independentista Oriol Junqueras ha calificado de “error estratégico” que Mas se plantee el escenario de elecciones plebiscitarias y dijo que especular sobre cuestiones futuras tiene “un punto peligroso”.

Mientras se produce el debate político, Cataluña se prepara para una nueva exhibición de la fuerza del independentismo con motivo de la Diada. La Asamblea Nacional Catalana (ANC), la organización soberanista que convocó la masiva manifestación de la Diada de 2012, lleva meses preparando una cadena humana que intentará cruzar Cataluña de norte a sur, desde Alcanar (Tarragona) a Le Perthus, en Francia, y que tendrá unos 400 kilómetros de longitud. A pocos días de la Diada, la idea registra un lleno absoluto en prácticamente todos los tramos (solo le quedan unos flecos en el Ebro), con un despliegue de 30.000 voluntarios.

El PSOE exige a

Rajoy que explique

“qué consulta

ha pactado con Mas”

Si la cadena independentista tiene éxito, supondrá más presión para Mas. De ahí que el presidente de la Generalitat haya querido evitar que ese fervor se lo lleve por delante, como ya ocurrió con la Diada de 2012, y haya insistido en que mantiene su hoja de ruta.

Mas decidió abanderar el grito independentista de la calle de hace un año y convocó unas elecciones con la promesa de una consulta si obtenía una “mayoría excepcional”. Fiaba su apuesta a que el 74,1% de los catalanes reclamaba un referéndum, según el sondeo del oficial Centro de Estudios de Opinión antes de los comicios, y en la convicción de que eso pondría en segundo plano los recortes y la corrupción en CiU.

La jugada le salió muy mal. La federación perdió 12 diputados, pero decidió seguir adelante y mantener el órdago. Esquerra Republicana garantizó su investidura y la gobernabilidad a cambio de fijar la fecha de la consulta en 2014. Año simbólico para el independentismo catalán, ya que se celebran 300 años de la caída de Barcelona en la guerra de Sucesión.

Junqueras critica

al líder de CiU por

 prever elecciones

plebiscitarias para 2016

Mas ha dado todos los pasos que había pactado con ERC, pero se acerca a un trimestre decisivo. Empezó 2013 proclamado la soberanía del Parlamento autonómico para convocar una consulta al margen del Estado; creó un consejo asesor encargado de estudiar la Cataluña independiente; y ha solicitado al Gobierno la convocatoria de un referéndum sobre la independencia.

Tras insistir todo el año en que la consulta se haría “con o sin la ley”, Mas ha protagonizado en los últimos días un discurso en ocasiones ambiguo, pero que define los equilibrios internos de CiU. La federación está dividida: Convergència apuesta por la independencia, y Unió cree en el encaje en España como una confederación de Estados.

Ambos partidos asumen la diferencia y la superan crisis tras crisis. La última, por la cadena humana: CDC la apoya y moviliza todos sus efectivos, mientras que Unió se desmarca. Mas tomará la misma actitud que en la anterior Diada: no estará en la calle, pero llamará a acudir a la movilización. El presidente quiere utilizar la protesta para argumentar ante Rajoy que no tiene más remedio que convocar una consulta, porque el deseo es mayoritario en Cataluña.

Más información