Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA PRÓRROGA PRESUPUESTARIA

La Generalitat aprueba un recorte de gasto de 2.000 millones de euros

Todas las consejerías acabarán diciembre con un gasto inferior en un 8,6% al de 2012

Mas-Colell admite que el ajuste es “excesivo” y culpa al Gobierno de Rajoy

El presidente catalán, Artur Mas. Ampliar foto
El presidente catalán, Artur Mas. EFE

Cataluña no tendrá finalmente presupuestos este año, pero eso no la exime de aplicar —como viene haciendo desde enero por quinto año consecutivo— otro tijeretazo en sus cuentas. El Gobierno catalán aprobó este martes el tercer decreto de prórroga de los Presupuestos de 2013, que hará que a finales de año las consejerías hayan reducido sus gastos en un 8,6% respecto a 2012. O lo que es lo mismo: 2.000 millones de euros. El consejero de Economía y Conocimiento, Andreu Mas-Colell, admitió que la reducción es “excesiva”. “Hemos trabajado mucho para evitarla y hemos conseguido reducir a la mitad el recorte para este año, pero continuamos pensando que es excesivo y, sobre todo, no es justo”, afirmó. La prórroga mantiene la rebaja salarial, de una paga y varios complementos, a los empleados públicos.

La modificación de la prórroga debe permitir que la Generalitat cierre el año con el déficit del 1,58% del PIB que exige el Ministerio de Hacienda. Mas-Colell se comprometió ayer a hacer “todos los esfuerzos que haga falta para cumplir” con esa meta, a pesar de que reiteró su disconformidad con el reparto de los objetivos de déficit que diseñó Hacienda, por lo que mantiene su intención de abrir un contencioso administrativo. La Generalitat pedía para las comunidades al menos un tercio del objetivo de déficit que la Comisión Europea permitió al sector público español, un 2,2%.

Mas-Colell explicó ayer que hubiera elaborado Presupuestos con un objetivo del 1,8% del PIB. Sin embargo, la negativa del Gobierno catalán a llevar unas cuentas al Parlament obedece también a su falta de apoyos. ERC, su socio parlamentario, presionó para que se mantuviera la prórroga y no tener que apoyar unos presupuestos con recortes sociales y salariales. Esa decisión ha impedido, no obstante, que este año se haya recuperado el Impuesto de Sucesiones y se hayan creado tasas que hubieran ahorrado al menos 500 millones en recortes.

Uno de los impuestos que sí instauró el Ejecutivo catalán fue el que grava los depósitos bancarios, aunque lo hizo después de que el Gobierno central impusiera un tipo del 0% para evitar que las comunidades lo aplicaran, como entonces ya hacían Extremadura, Andalucía y Canarias. Mas-Colell dijo que pondrá en marcha los trámites para reclamar que Cataluña sea compensada de igual modo que esas tres comunidades.

Mas-Colell acepta aprobar las nuevas tasas en una ley aparte de las cuentas

La meta del 1,58% del PIB de déficit ahora está al alcance de la Generalitat. De acuerdo con el Plan Económico Financiero que el consejero entregó al Ministerio de Hacienda, en el primer semestre del año se hicieron recortes por 1.681 millones de euros. A ello contribuyeron los criterios estrictos de la primera prórroga presupuestaria, que exigía a los departamentos unos recortes del 28% con relación al gasto de 2012. Sin embargo, fuentes del Ejecutivo catalán pidieron prudencia y recordaron que no todos los meses se logra el mismo nivel de ahorro.

 Del mismo modo, estas fuentes también recordaron que en el plan constan unos ingresos de 550 millones de euros por privatizaciones que aún no se han conseguido y que son necesarios para llegar al 1,58% del PIB. La Generalitat confía en poder desprenderse del paquete de inmuebles que todavía tiene en sus manos después de haber cerrado con éxito una venta de 13 inmuebles a la multinacional francesa Axa por 172 millones.

A diferencia de lo que ocurriría con unos Presupuestos, la prórroga sí dificulta que los recortes se distribuyan de forma desigual entre consejerías para salvar políticas sociales. Aun así, puesto que la prórroga también supone abrir la mano a los departamentos con relación al anterior decreto, Mas-Colell aseguró que tratará de que ese margen beneficie sobre todo a Salud, Enseñanza y Bienestar y Familiar para tratar de evitar “aspectos de linealidad”, es decir, para “atenuar las consecuencias del recorte” en el gasto social.

El consejero de Economía confía en que la prórroga suponga el último tijeretazo de su cargo, y prepara los Presupuestos de 2014 con la voluntad de levantar el pie de los recortes y fiar la consecución del objetivo de déficit —el 1% el año que viene, unos 1.000 millones de euros— a los ingresos. Mas-Colell no quiso valorar qué importe se requerirá —pidió cerrar primero la prórroga de 2013— pero sí apuntó a que todo se consensuará con Esquerra. Mas-Colell incluso aceptará la exigencia de ERC de aprobar los impuestos de nueva creación en una ley aparte de los Presupuestos y la norma que la acompañan. “Se está trabajando muy intensamente y hablando con ERC, porque esto es un proyecto conjunto”, apostilló el consejero. El Gobierno y los republicanos pretenden tener los Presupuestos y las nuevas tasas aprobadas el 1 de enero. Sería el primer año con Artur Mas de presidente que Cataluña tiene validadas las cuentas a tiempo.

La oposición lamenta la prórroga porque evita el debate parlamentario

La mayoría de los grupos de la oposición se mostraron contrarios a la prórroga presupuestaria ya que, de esta manera, no se podrán debatir las cuentas en el Parlament. El portavoz del PSC, Maurici Lucena, aseveró que esta medida supondría “la caída de cualquier gobierno”, y acusó a CiU y ERC de tener muy poco respeto por “la soberanía catalana”, informa Marta Rodríguez. El portavoz adjunto del PP, Santi Rodríguez, explicó que pedirán la comparecencia en la cámara catalana de todos los consejeros para que especifiquen cómo afectarán los recortes en las distintas áreas.

También ICV-EUiA quiere la información desglosada por consejerías. El líder ecosocialista, Joan Herrera, que tildó la acción de “fraude democrático”, pidió al Gobierno que presente un informe sobre la ejecución presupuestaria del primer semestre del 2013. De esta manera, adelantó que su formación presentará 500 preguntas parlamentarias para que el Ejecutivo catalán detalle cómo se concretarán los recortes en cada departamento.

Desde Ciutadans, Matías Alonso acusó al Gobierno de hacer “pedagogía del agravio” por su negativa a realizar presupuestos con un límite de déficit del 1.58% que, según expresó, la Generalitat había considerado aceptable hace un año.

Solo Esquerra Republicana, socio parlamentario del Gobierno, defendió la prórroga. El líder de ERC, Oriol Junqueras, culpó al Estado de los problemas económicos y acusó al Gobierno central de “voracidad fiscal” y de hacer un uso “perverso” de los impuestos de los catalanes.

Los números del decreto

  • Objetivo de déficit: 1,58%. Esa es la proporción respecto al PIB en la que deberá quedar el desfase entre gastos e ingresos. El déficit de la Generalitat en 2012 fue del 2,17% del PIB. Recortar una décima del PIB equivale a ahorrar unos 200 millones de euros. 
  • Recorte de gasto: 8,6%. Es el ‘tijeretazo’ que se aplicará este año a todos los departamentos, aunque se tratará de salvar gasto social.
  • Ajustes totales: 2.500 millones. De estos, 2.000 millones corresponden a recortes de gasto y 500 millones a nuevos ingresos, en especial mediante privatizaciones.
  • Ahorro hasta julio: 1.681 millones. Así lo comunicó la Generalitat a Hacienda. Eso significaría que quedan 319 millones por recortar, aunque desde el Ejecutivo se recordó que todos los meses se puede ahorrar la misma cantidad.