Port de la Selva cobrará por primera vez un rescate por imprudencia

El Ayuntamiento pedirá 1.400 euros por el coste del operativo de salvamento Interior estudia hacer lo mismo por la participación de los Mossos d'Esquadra

La rabieta de una adolescente francesa que se tiró al mar y nadó hacia unas rocas tras pelearse con su madre y la negligencia de dejarla ahí —lo cual luego obligó a activar los servicios de emergencias— costará a los padres 1.400 euros. El Ayuntamiento de El Port de la Selva (Alt Empordà) ha decidido que por primera vez cobrará la factura que ha supuesto para las arcas municipales el uso de diez efectivos municipales para la búsqueda. El concejal de Gobernación, Roger Pinart, consideró que se trata de una “imprudencia” flagrante. El Departamento de Interior, por su parte, estudia hacer lo mismo por los agentes de los Mossos d’Esquadra que participaron en el operativo.

La madre y la hija se pelaron. Enfadada, la adolescente se tiró al mar y fue nadando hasta las rocas de una angosta cala

La familia francesa, con casa en el municipio, salió a navegar por las calas del Cap de Creus, y sobre las seis de la tarde, cuando estaban a la altura de la Cala Talabre, la madre y la hija de 18 años se pelaron. Enfadada, la adolescente se tiró al mar y fue nadando hasta las rocas de la pequeña y angosta cala. Unas rocas desde donde, según los rescatadores de Salvamento Marítimo, “era casi imposible salir a pie por lo escarpado de la zona”.

Los padres, sin embargo, dejaron estar a la chica y volvieron a puerto. Pero cinco horas después, sobre las once de la noche y al no saber nada de ella, acudieron a la policía local. De inmediato, salieron en búsqueda de la joven diez efectivos municipales con dos coches, dos motos y una lancha. También mossos, bomberos, una ambulancia y la embarcación de Salvamento Marítimo. Tras más de dos horas de búsqueda, los rescatadores hallaron a la chica en un yate que estaba fondeado frente a la cala y al que ella había pedido ayuda al anochecer

Los padres dejaron estar a la chica y volvieron a puerto. Pero al no saber nada de ella sobre las once de la noche acudieron a la policía local

El Consistorio ha decidido la familia debe pagar por el rescate al considerar lo ocurrido una imprudencia. Por la mañana, Pinart se reunió con el secretario y calcularon el dinero a cobrar según la ordenanza fiscal que establece el coste de un agente y de un vehículo. Poco después entregó a la familia la factura de 1.400 euros.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50