Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona ya tiene las llaves del disputado legado de Julio Muñoz Ramonet

El Ayuntamiento inicia la revisión de inventarios para comprobar que estén las obras de arte

El espectacular inmueble de Julio Muñoz Ramonet en el número 288 de la calle de Muntaner.
El espectacular inmueble de Julio Muñoz Ramonet en el número 288 de la calle de Muntaner.

Se acabó: tras 17 años de litigio judicial y dos décadas de conflicto, el Ayuntamiento de Barcelona ya tiene las llaves de los inmuebles de las calles de Muntaner y Avenir que simbolizan el espectacular legado que Julio Muñoz Ramonet dejó a la ciudad, donación a la que se opusieron las cuatro hijas del industrial. Así, según trascendió ayer, el pasado jueves el Juzgado de Primera Instancia número 1 de Barcelona entregó las llaves de los edificios a la Fundación Julio Ramonet, creada por el Consistorio en 1995 y beneficiaria de un legado que incluyó dichos inmuebles y todos sus contenidos: objetos, bienes muebles y, especialmente, sus espectaculares obras de arte, entre ellas más de 700 pinturas de gran valor. Se daba cumplimiento así a la sentencia del Tribunal Supremo de marzo del año pasado que falló en favor del Ayuntamiento, pero que las tácticas dilatorias judiciales de las hijas han retrasado hasta ahora.

El Consistorio no ha perdido un minuto desde entonces. Así, las fincas ya están inscritas en el Registro de la Propiedad a nombre de la fundación y ha tomado posesión del recinto “con todas las medidas necesarias para la custodia, conservación de los inmuebles y mantenimiento de los jardines de la finca”, según un comunicado del Ayuntamiento. En él se especificaba que a partir de ahora se inicia “un proceso de revisión de inventarios y de comprobación de los contenidos de los inmuebles”. No es baladí: en el Consistorio temen que la mayor parte de las grandes piezas artísticas, reflejadas en diversos inventarios que pudo hacer en los años 1968 y 2005, hayan sido vendidos, como ya ha apuntado cierta documentación aparecida durante el proceso judicial.

El Ayuntamiento, tras conocer la sentencia de marzo, aseguró que reclamaría todas las obras de los inventarios a las hijas o, en su defecto, su valor. Lógico: entre los lienzos hay fortunys (26), rembrandts (cuatro), sorollas (siete). Y también goyas (18) y elgrecos (12), como los dos que la Guardia Civil recuperó en Alicante en 2011, cuando una de las hijas denunciara a su exmarido por el robo de las mismas.

Los inmuebles acogerán, probablemente, un equipamiento cultural. Durante el largo proceso judicial el Consistorio barajó la instalación de una gran biblioteca que diera servicio a la parte baja del barrio de Sant Gervasi, no especialmente sobrada de infraestructuras culturales y espacios donde ubicarlas.