Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El verano sonríe al turismo andaluz

El número de visitantes ha aumentado un 0,2% entre enero y junio de este año

Casi siete millones de viajeros se han alojado en los hoteles de la comunidad

Turistas en el mirador de Gibralfaro, en Málaga. Ampliar foto
Turistas en el mirador de Gibralfaro, en Málaga.

Cuando el sol calienta, el turismo andaluz sonríe. Tras unos primeros meses del año nefastos, en los que no paraba de llover y una Semana Santa irregular —hubo más visitantes, pero menos gasto—, pintaban bastos para un sector clave de la economía regional. Andalucía registraba descensos en viajeros y pernoctaciones y la preocupación imperaba en el sector, sobre todo porque se venía de un año, 2012, ya bastante negativo. Pero llegó mayo y el buen tiempo. Y junio, mejor aún. Estos dos meses han dado la vuelta a la tortilla y han hecho encarar el verano con un moderado optimismo en medio de esta larga crisis.

Los datos así lo avalan. En la primera mitad del año, Andalucía alojó en sus hoteles a 6,9 millones de viajeros, según las cifras de la Encuesta de Ocupación Hotelera del Instituto Nacional de Estadística (INE). Son apenas un 0,2% más que entre enero y junio de 2012, pero el dato es relevante si se compara con lo sucedido en el conjunto de España, donde el número turistas descendió un 1,7%.

Andalucía también consiguió equilibrar el volumen de pernoctaciones. Este dato es todavía más importante que el de viajeros porque aunque vengan más turistas, si se quedan menos días de poco sirve. Aunque las 18,4 millones de pernoctaciones del primer semestre son prácticamente las mismas que en 2012 —únicamente 4.000 más—, también mejora los datos nacionales, donde hubo una bajada del 0,4% de pernoctaciones.

El cambio de tendencia se fraguó en los últimos dos meses, mayo y junio, una vez que el buen tiempo se implantó de forma definitiva. En ese periodo las pernoctaciones crecieron un 7,5%, principalmente por el ascenso de los visitantes extranjeros, con una especial mejora del mercado británico y francés, y no tanto del alemán, que registró un leve descenso de las estancias.

Menos trabajadores

El sector hotelero lleva tiempo quejándose de que mantiene a duras penas sus niveles de ocupación a costa de bajar continuamente los precios de las habitaciones. De hecho, según el INE, el precio de los hoteles andaluces bajó un 3,5% de media en junio y es la única comunidad —de entre las más turísticas del país— cuyos hoteles son ahora más baratos que hace un año. Eso hace que los establecimientos ajusten sus plantillas al mínimo para ahorrar costes, lo que repercute en el empleo. Durante el primer semestre los alojamientos andaluces tuvieron contratadas a 26.600 personas de media, un 4,6% menos que en la primera mitad del año pasado. Según la Consejería de Turismo, esto se debe a que los costes fijos de los establecimientos se adaptan más lentamente al comportamiento de la demanda, por lo que espera que a final de año los datos de empleo del sector también sean positivos.

Sin embargo, el consejero de Turismo, Comercio y Deporte, Rafael Rodríguez, ha destacado que en junio Andalucía fue la única comunidad española que también vio crecer las pernoctaciones de turistas nacionales, un 1,6%. Un mercado en el que destacan los viajeros madrileños, valencianos y de Castilla y León, frente los andaluces y catalanes, que evolucionaron a la baja.

Rodríguez ha valorado la situación del sector como de “cierto optimismo contenido”, puesto que los resultados de mayo y junio fueron “extraordinariamente positivos tras un cuatrimestre inicial francamente flojo”. Eso le hace creer que se pueda estar ante “el inicio de un cambio de ciclo”, en caso de que la mejoría se mantenga. Para el conjunto del verano —de junio a septiembre— la consejería estima que las pernoctaciones crecerán en Andalucía entre el 1% y el 3%.

Dentro la comunidad, su área estrella, la Costa del Sol malagueña, hizo de locomotora para dar la vuelta a la tortilla de los datos. En la primera mitad del año registró algo más de 7 millones de pernoctaciones (casi el 40% del total andaluz), con un 2,7% de aumento sobre el primer semestre de 2012.

Pero otros puntos turísticos de peso en la región, como las capitales de Sevilla y Granada, también contabilizaron datos positivos en la primera mitad del año. La capital hispalense alojó a un 1% más de viajeros, hasta los 964.000, que realizaron un 1,7% más de pernoctaciones respecto al primer semestre de 2012. Y la ciudad de la Alhambra registró un 2,6% más de turistas (770.000 en total) y el número de estancias se incrementó un 2,4%, de acuerdo con los datos del INE.

Por su parte, el turismo extrahotelero andaluz (campings, apartamentos y alojamientos rurales) también creció entre enero y junio, un 13,6% en viajeros aunque menos en pernoctaciones (7,7%). “Somos la comunidad autónoma con mayor crecimiento”, destaca el consejero Rafael Rodríguez.

Fuera del sol y playa, los alojamientos rurales también ven con moderado optimismo la situación. Desde que se consolidó el buen tiempo “han aumentado las reservas”, dice Pilar Aguilera, gerente de la Asociación de Hoteles Rurales de Andalucía, sobre todo de turistas extranjeros, con mayor poder adquisitivo. Los nacionales, en su mayoría, “solo contratan una noche para el fin de semana y suelen buscar, en lugar de hoteles, casas rurales para poder compartir entre varias familias y compartir gastos”, lamenta.