Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La caja de las mil maravillas

La Politécnica presenta el Global Spain Cube, proyecto puntero en experiencias audiovisuales

Un investigador muestra en pantalla un ejemplo de cubo del proyecto Global Spain Cube.
Un investigador muestra en pantalla un ejemplo de cubo del proyecto Global Spain Cube.

¿Se imaginan abrir una puerta en Nueva York y encontrarse en medio de la mascletà de Valencia? Sentir, ver y oír la gente alrededor, el olor a pólvora, el estruendo de las explosiones, etc. Pero además poder recibir toda la información actualizada sobre la pirotecnia encargada del evento, visitar las fallas más cercanas o relevantes, descubrir los restaurantes más representativos y, si le gusta, reservar un hotel donde alojarse. Con el Global Spain Cube es posible.

Esta mañana se ha presentado en la Universidad Politécnica el Global Spain Cube, un espacio que une las más avanzadas tecnologías de inmersión con el turismo experiencial. El cubo es una habitación con tres paredes pantalla. En ellas, es posible interactuar con vídeos e imágenes de destinos, productos y servicios turísticos de manera inteligente y personalizada. En la sala se visualizan elementos multimedia de alta resolución y detalle, gracias a los distintos proyectores que permiten cubrir 270 grados y abarcar así el ángulo visual del usuario, que se sitúa en el centro de la sala, junto a la mesa de control táctil. La calidad de visionado permite percibir en el cubo un efecto natural de inmersión muy realista. Se puede combinar con productores de olores y sonidos para alcanzar una experiencia multisensorial.

El usuario puede preseleccionar los destinos por los que siente un mayor interés, utilizando el intuitivo sistema de filtrado y selección. Sus gustos e intereses quedan registrados para poder ofrecerle, gracias al sistema de inteligencia turística, los contenidos más relevantes y acordes a sus aficiones. Una vez guardadas estas preselecciones, el usuario accede al cubo inmersivo y, tras identificarse, tiene a su disposición su selección de contenido personalizado en la mesa táctil y puede manipular o activar su visionado en las paredes pantalla. “Los contenidos deben haber sido preseleccionados en la web, que está adaptada tanto a equipos de sobremesa como a dispositivos móviles, de forma que cualquier usuario pueda realizar previamente un filtrado y preselección de los contenidos de su interés, antes de acceder al cubo, en una zona de chillout o recepción previa”, explica Fernando Molina, investigador predoctoral del Instituto Ingenio (Universidad Politécnica-CSIC).

El objetivo del cubo es ser un producto totalmente transversal, ya que, según Molina, el “sector del turismo es una locomotora a la que se le pueden añadir los vagones que se quiera”. Por ahora, la idea es utilizarlo como un canal de distribución internacional. El Global Cube es el primero de una posible red para hacer descubrir de forma inmersiva el spanish way of life. Una punta de lanza del turismo experiencial que sea capaz de generar un espacio para transportar al usuario a España. A esto se le añade la interconexión entre cubos inteligentes, que se adaptan al usuario y reutilizan la información para adaptarla al gusto de cada uno.

De hecho, según Esteban Anguita, director de innovación de la empresa LabHuman, uno de los  impulsores del proyecto, sus aplicaciones y posibilidades son "enormes": del turismo a la moda, pasando por la gastronomía o el entretenimiento infantil. Este investigador afirma que cada persona que visite el cubo descubrirá nuevas maneras de aplicar su tecnología en un campo nuevo: compras, videojuegos, naturaleza, diseño, inmobiliaria… Una caja de las mil maravillas.