Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Protestas delante la Generalitat por el acceso universal a la reproducción asistida

Salud restringe desde 2011 los tratamientos de fertilidad a las parejas homosexuales y las madres solteras

Manifestación contra el proyecto sobre la reproducción asistida. Ampliar foto
Manifestación contra el proyecto sobre la reproducción asistida.

Más de 100 personas se concentraron ayer martes por la tarde delante del Palau  de la Generalitat en la plaza de Sant Jaume de Barcelona para protestar contra la propuesta del Ministerio de Sanidad de limita el acceso a la reproducción asistida solo a las parejas heterosexuales. Esta concentración se suma a la que ocurrió el lunes en Madrid contra los planes del Ministerio de Sanidad.

En medio de lemas como Menos represión, más inseminación; Lesbiana o soltera, cotiza de igual manera, los manifestantes protestaron contra los planes ministeriales, y extendieron una bandera con los colores del arco iris. Los participantes concluyeron la concentración con la lectura de un manifiesto en contra de la propuesta ministerial. También pidieron que la Generalitat se sume a las Comunidades Autónomas que, como Andalucía y Asturias, ofrecerán el servicio de reproducción asistida a las parejas homosexuales y las madres solteras.Desde 2011, la Generalitat solo permite el acceso a los tratamientos de fertilidad de la red pública a las parejas heterosexuales estériles.

Laura Cañadas, miembro del colectivo Te N’adones, uno de los grupos convocantes de la manifestación, sostiene que "la nueva regulación cierra aún más la gruta de acceso a los tratamientos”. Elena Lagos, coordinadora del grupo de Lesbianes de Catalunya, asegura que la Generalitat cometería una incoherencia si aceptara la propuesta del ministerio, porque entraría en contradicción con el espíritu del proyecto de ley catalana por los derechos de las personas lesbianas, gais, bisexuales y transexuales (LGBT), que defiende la igualdad de trato entre estos colectivos y el resto de la población. Los convocantes reclaman que el gobierno catalán “se rebele” contra el proyecto ministerial y garantice el acceso de las parejas homosexuales y las madres solteras a la reproducción asistida.

El proyecto que impulsa el Ministerio de Sanidad tiene un precedente en Cataluña. Es el protocolo de estudio y tratamiento de la esterilidad del Departamento de Salud. Este texto, que desde 2011 regula el acceso a la reproducción asistida en Cataluña, limita el acceso a los tratamientos de fertilidad de la red pública a las parejas heterosexuales estériles. Las madres solteras y las parejas homosexuales deben recurrir al sector privado. El precio de la cobertura médica en las clínicas privadas alcanza de media los 4.000 euros en Cataluña, según Javier Nadal, delegado autonómico de la Sociedad Española de Fertilidad.

Del mismo modo que la propuesta del ministerio, la regulación catalana limita el acceso a los tratamientos de fertilidad a mujeres menores de 40 años. En Cataluña los hombres pueden acceder a estos procesos por la sanidad pública hasta los 54 años de edad, mientras que en el caso del proyecto español deben ser menores de 50 años.

Nadal considera que la propuesta del Ejecutivo español es un error: “La ley dice que toda persona mayor de edad, soltera o casada, tiene derecho a tener hijos, independientemente de su estatus sexual. Esta discrepancia de que las mujeres lesbianas no pueden tener acceso a tratamiento está fuera de lugar”. El delegado hace mención a la ley de Reproducción Asistida de 2006, que garantiza el acceso de mujeres mayores de 18 años a estas técnicas “con independencia de su estado civil y orientación sexual”.