Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El rector de Deusto: “España es vista como una república bananera”

José María Guibert considera que "la cohesión social puede quedar dañada" si en la concesión de una beca solo se valora la nota

El rector de la Universidad de Deusto, el jesuita José María Guibert.
El rector de la Universidad de Deusto, el jesuita José María Guibert.

El nuevo rector de la Universidad de Deusto, el jesuita José María Guibert, cree que en el extranjero ven a España en este momento como una "república bananera", nuestro país tiene "un problema nacional de falta de ética y calidad democrática", apunta en una entrevista con la agencia EFE. José María Guibert (Azpeitia, Gipuzkoa, 1962), ingeniero industrial de formación y rector de Deusto desde el pasado 27 de mayo, comenta así el manifiesto difundido el pasado 11 de julio por las universidades de los jesuitas en España, que se titula Por la regeneración democrática de la vida pública en España, y que ha sido remitido al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a sus ministros y a todos los grupos parlamentarios.

El manifiesto, según explica el rector, no responde a la situación puntual actual de escándalos de corrupción sino que constituye un "pequeño llamamiento" a un "problema nacional que está ahí: en los últimos decenios está a la vista la falta de ética y de calidad democrática de la vida pública española". "Hace años nosotros describíamos algo poco democrático o poco legal con la expresión despectiva es una república bananera, y eso es lo que piensan en el extranjero de España ahora mismo", añade.

La causa de la necesidad de esa "regeneración democrática" hay que buscarla, según relata, en la década de los años 80 cuando "unos partidos y otros, las empresas y las administraciones entraron en una dinámica que es mala para la cultura, los valores y también para la economía".

Guibert destaca que, en la actualidad, España "está a la cola" en indicadores de transparencia y calidad de gobernanza, según consta en numerosos informes europeos que estudian estos ámbitos. "En corrupción hay dos niveles: ético, de no usar las cosas que no deben usarse, y económico, deja de ser eficiente...parte de la crisis económica de España ha podido ser debido a esto", añade.

El rector también muestra su punto de vista sobre la reciente polémica surgida por la intención del Ministerio de Educación de subir la nota exigida para conceder una beca de ayuda al pago de matrícula. Guibert apunta que "es bueno" que se exija un esfuerzo a los estudiantes para concederles una beca, pero precisa que si solo se valora la nota y no se compensa a quien tiene menos posibilidades económicas "la cohesión social queda dañada".

"Por un lado está bien que se cultive la cultura del esfuerzo y se juegue con el mérito, pero hay que tener en cuenta que quien está más castigado social y económicamente, es más difícil que disponga de un tiempo tranquilo para estudiar", aclara. El hecho de que se fije una nota de mérito debe ir siempre acompañado de medidas compensatorias para no discriminar a quien socialmente tiene más dificultades para estudiar, insiste.

Guibert sostiene que la polémica sobre las becas es un asunto "complejo" porque se trata de un debate sobre el uso del dinero público y sobre el hecho de si estudiar es "un regalo o un derecho, y si ese dinero retorna a la sociedad".

En relación al uso del dinero público, Guibert se refiere también a la financiación de la universidad y tras argumentar que el gasto en educación es una inversión de futuro, resalta que Deusto defiende que dicha financiación se vincule a la calidad académica, docente e investigadora, en vez de a la titularidad pública o privada del centro. "Las universidades que aporten retorno social deben ser apoyadas económicamente sean públicas, de iniciativa social o privadas".