Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arena de duna a la venta

Los ecologistas denuncian que Gibraltar ha comprado tierra de Valdevaqueros

La colonia británica dice que tenía los permisos del Ayuntamiento de Tarifa

Arena de duna de Valdevaqueros, en Gibraltar. Ampliar foto
Arena de duna de Valdevaqueros, en Gibraltar.

La arena de la duna de Valdevaqueros, en Tarifa (Cádiz), que se desplaza a causa de los temporales provocando problemas de incomunicación a los casi 500 vecinos de la zona de Paloma Baja, ha reabierto el enfrentamiento entre los ecologistas del Campo de Gibraltar y el Gobierno de la colonia británica. Verdemar-Ecologistas en Acción ha acusado al Ejecutivo de Fabian Picardo de regenerar las playas y realizar rellenos de tierra en el mar, en la cara este del Peñón, con la arena de la duna tarifeña. Una denuncia que el Gobierno llanito ha corroborado. Esto ha provocado que unos y otros acaben dirigiendo sus críticas al Ayuntamiento de Tarifa, gobernado por Juan Andrés Gil (PP).

A principios de julio, los conservacionistas informaron a los ministerios de Medio Ambiente y de Asuntos Exteriores de la posible venta ilícita de arena de la duna de Valdevaqueros a Gibraltar y solicitaron al Ejecutivo español que abriera una investigación. En su denuncia, el portavoz del colectivo en el Campo de Gibraltar, Antonio Muñoz, pedía que se consultara el proyecto de retirada de arena de la duna de Valdevaqueros y los aportes en las playas de los términos municipales de Tarifa y Algeciras.

Según Muñoz, “entre los días 21 a 26 de junio, la carretera de acceso a Paloma Baja fue nuevamente invadida por la arena a causa del temporal de levante, lo que obligó a retirar con urgencia la arena”. “Fue entonces cuando vimos que unos 40 camiones, con entre 10 y 20 toneladas de carga, salían con la arena de Tarifa y entraban por la frontera de Gibraltar”, añade. Este hecho provocó las quejas de los ecologistas que, desde hace años, han denunciado ante la Unión Europea los rellenos en el litoral gibraltareño con objeto de ganar terreno al mar.

Gibraltar recepcionó 2.950 toneladas de arena de la duna tarifeña

La respuesta del Gobierno de Gibraltar a esta denuncia no se hizo esperar, a diferencia de lo ocurrido en otras ocasiones en las que las autoridades gibraltareñas se han dedicado a echar balones fuera. La respuesta ha sido clara: el Ejecutivo de Picardo afirma que recepcionó 2.950 toneladas de arena de la duna tarifeña pero aclaró que “no se trata de arena retirada de la playa”.

La arena de Valdevaqueros ha sido suministrada por la empresa Van Oord (Gibraltar) Ltd, que contaba con los permisos necesarios expedidos por el Ayuntamiento de Tarifa, según la colonia británica. El acuerdo: suministrar y colocar 10.000 toneladas de arena en la playa Sandy Bay. Los trabajos no fueron al ritmo esperado porque, según la empresa, “las autoridades españolas pusieron numerosas dificultades, a pesar de contar con las licencias”. Por ello, Picardo rescindió el contrato y buscó a otro proveedor. La empresa española de construcción GC Ingeniería y Obra Civil, S.L. acordó la provisión de 7.000 toneladas de arena que, para evitar problemas, serían adquiridas en una cantera de la provincia.

La colonia británica se ha apresurado en señalar que “cualquier sugerencia de ilegalidad debe dirigirse a las autoridades pertinentes en España, en concreto a Tarifa”. Este es el único punto en el que coinciden ecologistas y Gibraltar. Los conservacionistas reclaman “una explicación al Ayuntamiento de Tarifa”, que, de momento, guarda silencio sin atreverse a decir: esta arena es mía.