Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Andalucía congela las tasas de los grados y reduce las de los másteres

El precio de la primera matrícula universitaria crece un 1,04%, por debajo del IPC

En el caso de las maestrías, baja entre el 33,9% y 40,5%

Antonio Ávila, consejero de Economías.
Antonio Ávila, consejero de Economías.

El curso que viene los alumnos universitarios andaluces pagarán casi lo mismo por las matrículas de los grados que este. La Junta de Andalucía ha aprobado una congelación de los precios públicos de las carreras y una importante reducción del coste de los másteres.

En el caso de los grados, cada crédito en primera matrícula, independientemente de la carrera, ha costado este año 12,49 euros. El próximo curso será solo 13 céntimos más caro, lo que supone un incremento del 1,04%. Antonio Ávila, consejero de Economía, ha resaltado este martes que esta subida está por debajo del incremento del IPC de mayo, que es el que se utiliza como referencia y fue del 1,7%. El precio completo de una carrera si el alumno aprueba siempre en las dos convocatorias a las que da derecho el pago de la primera matrícula será de 3.028,8 euros, solo 31,2 más que este año.

El retrato final para el próximo curso es el mismo que el de este: los alumnos que solo recurran a la primera matrícula no notarán el incremento de tasas. Los problemas comienzan a partir de la segunda, tercera y cuarta, donde se pagará hasta cinco veces más por crédito.

A eso obliga el decreto que el Gobierno central aprobó en abril de 2012. Aquella norma estableció un sistema de horquillas por el que los alumnos deben asumir entre el 15% y el 100% del coste de sus estudios en función de las convocatorias que necesite para aprobar. Pero las comunidades han tenido libertad para establecer el teórico coste de la carrera. Y el resultado es un heterogéneo mapa de precios en España. Ávila ha puesto algún ejemplo. Un curso completo de Medicina en Cataluña cuesta 2.350 euros, frente a los cerca de 760 de Andalucía. Lo que sí ha logrado el Gobierno central, independientemente del precio de la primera matrícula, es penalizar a los estudiantes repetidores.

Esa libertad que han tenido las comunidades para fijar los precios de partida también ha tenido un curioso reflejo en el decreto de tasas para el próximo año en Andalucía. En el caso de los másteres, el curso pasado se aplicó en la comunidad una considerable subida. Por ejemplo, el crédito en un máster no habilitante para ingenieros y arquitectos pasó de los 28,6 euros a los 70,58 en primera matrícula. La Junta esgrimió entonces que este era el resultado de aplicar el decreto del ministerio. Pero, con esa misma norma estatal sobre la mesa, Ávila ha anunciado este martes una importante reducción de los precios. El coste del crédito de ese mismo máster para arquitectos e ingenieros será el próximo curso de 41,5 euros, 29,08 menos que el anterior.

En el caso de los másteres que habiliten para desarrollar una actividad profesional (como el que necesitan los maestros) la bajada para el año que viene en primera matrícula será del 33,9%. La reducción media será del 40,5% en el resto de maestrías. El consejero ha explicado que tras esta importante bajada de las tasas esta la progresiva implantación del Espacio Europeo de Educación Superior, que hace prever un incremento considerable de alumnos matriculados en los másteres, que en muchos casos son imprescindibles para desarrollar una profesión. Además, el departamento de Ávila ha decidido eliminar los cursos de máster que tengan menos de 20 alumnos. Gracias a esta reducción y al aumento de alumnos, según la consejería, se puede acometer la reducción de precios para el próximo curso.

Ávila ha insistido en que esta política de precios se ha negociado con el sector educativo. El consejero, que ha recordado el reciente pacto firmado con los rectores andaluces, quería marcar diferencias con la gestión del ministro José Ignacio Wert, al que se le ha acusado de no atender a los diferentes actores del sistema y que ha tenido varios encontronazos con los responsables de la enseñanza superior.