Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
situación laboral

Urkullu plantea a la patronal alargar cuatro años el límite de los convenios

La propuesta será debatida en el Consejo de Relaciones Laborales

En vísperas del plazo hábil para evitar la aplicación de la ultraactividad, el lehendakari, Iñigo Urkullu, respondió este jueves a las exigencias de que liderara la búsqueda de soluciones y lo hizo mediante un encuentro con dirigentes de Confebask y de las tres patronales provinciales, a quienes planteó una alternativa que será debatida en el Consejo Vasco de Relaciones Laborales (CRL), donde están representados Gobierno, sindicatos y empresarios. En paralelo, las centrales advirtieron de que el fin de la regulación de los convenios colectivos “va a suponer una auténtica ley de la selva en las relaciones laborales”.

Urkullu asumió la intermediación ante la creciente inquietud generada por la aplicación inexorable de la ultraactividad el 7 de julio. Mientras los sindicatos trasladaban a la calle su reivindicación, el lehendakari desvelaba una propuesta concreta que contempla la prevalencia sectorial y provincial de los convenios territoriales y del País Vasco, manteniendo más allá del próximo domingo la vigencia de los ya denunciados.

Con su iniciativa, Urkullu abre la puerta a un nuevo acuerdo interprofesional con una ultraactividad limitada. Según detalló el lehendakari y el consejero de Empleo, Juan Mari Aburto, a los empresarios vascos, el acuerdo propuesto tendría una duración de cuatro años y se crearía, a su vez, una comisión paritaria para resolver las discrepancias entre ambas partes. Entre los sindicatos se acogió de manera favorable el movimiento del Gobierno vasco ya que introduce un nuevo escenario y desatasca la situación creada por la nula receptividad que ha venido mostrando la patronal a las exigencias de los representantes de los trabajadores y que en la negociación del sector del Metal ha alcanzado su máxima expresión.

Los sindicatos adviertes que el fin de convenios "va a suponer una auténtica ley de la selva"

El secretario general de UGT, Raúl Arza, así lo reconoció durante la protesta sindical que tuvo lugar en Bilbao. El Ejecutivo vasco había sondeado previamente su propuesta con los sindicatos y empresarios para decidir después su posterior revisión al Consejo de Relaciones Laborales, órgano de carácter público. Urkullu intercede así en un tema con las suficientes garantías para convertirse con el paso del tiempo en una peligrosa envolvente social. Además, con el gesto de ayer, avalado por la presentación de una propuesta concreta, el lehendakari se sitúa en un papel de intermediación y anula las críticas que se le venían haciendo, sobre todo desde el PSE-EE, por su ausencia en el debate de la ultraactividad.

Ahora, el CRL asume el debate, con la única ausencia de ELA, al igual que ha ocurrido en las movilizaciones a favor de los convenios colectivos. Así las cosas, la conquista de un futuro acuerdo sobre el marco de relaciones laborales comprometería el papel desempeñado por este sindicato mayoritario. Desde el CRL se ha procurado advertir de la trascendencia de la ultraactividad en cuanto al modelo de relaciones laborales en el País Vasco. De hecho, por medio de un comunicado, este espacio paritario de diálogo entre las confederaciones sindicales y empresariales, avisó de que podría producirse “la quiebra del modelo sobre el que se han articulado las relaciones laborales en el País Vasco desde hace más de 30 años, una clara amenaza a la cohesión social desde el punto de vista económico, una pérdida de seguridad y un incremento notable de la conflictividad”.

Los sindicatos, por su parte, siempre han esgrimido el elemento de la conflictividad como riesgo que entrañaría el final de una regulación mediante los convenios colectivos, derivada de la actual reforma laboral. “Se equivocan si piensan que van a poder dejar de aplicar los convenios colectivos a partir del lunes”, advirtió Unai Sordo (CC OO), antes de recordar que “va a generar un escenario de conflictividad e inseguridad jurídicas en las empresas”. Ayer, en la jornada de movilizaciones, los secretarios generales de CC OO, LAB y UGT lo recordaron, aunque algunos de sus pronunciamientos tuvieron una relación más directa con los aspectos positivos que habían aportado los convenios al desarrollo de la economía vasca. “Liquidar la negociación colectiva y los convenios no es una buena decisión ni política ni económica”, denunció Ainhoa Etxaide (LAB), “ya que no solo han beneficiado a los trabajadores sino sobre todo al desarrollo económico de Euskadi”. A partir de ahí los líderes sindicales instan a los empresarios a que tengan “altura de miras”.