Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

18 meses de cárcel para un policía que multó a grúas por retirar su coche

El agente impuso sanciones falsas a los vehículos por saltarse semáforos

Aparcar delante de casa siempre es un privilegio, hasta que la grúa aparece y se lleva tu coche. Eso le pasó en dos ocasiones a Francesc C., de 40 años. El servicio municipal, que es independiente de la policía de Barcelona, trasladó su vehículo que estaba sobre la acera de la calle de Lluís Vidal hasta el depósito municipal. Lo que supuso, además de pagar el aparcamiento, una considerable multa.

Pero Francesc decidió vengarse valiéndose de su condición de guardia urbano. La sección quinta de la Audiencia Provincial de Barcelona le ha condenado a un año y medio de prisión y a una multa de 450 euros por multar a cuatro grúas por saltarse semáforos en rojo. Los vehículos nunca cometieron esa infracción: o no habían salido a trabajar, o estaban en las cocheras, o en ese momento circulaban por otra calle.

Es un delito continuado de falsedad en documento oficial, agravado por la condición de policía del agente

Las multas a Francesc se las impusieron el 25 de octubre de 2010 y el 22 de febrero de 2011. El policía se vengó, “a sabiendas” de que lo que hacía era ilegal, entre el 9 de diciembre de 2010 y el 23 de febrero de 2011. Lo que se traduce en un delito continuado de falsedad en documento oficial, agravado por la condición de policía del agente. Su actuación ataca “la fe pública” y “la confianza de la sociedad” en el valor “probatorio” de los documentos públicos.

Aunque el tribunal le aplica la atenuante muy cualificada de la confesión. Cuando el policía supo que se había abierto un proceso en su contra, confesó lo que había hecho. Eso evitó en la instrucción tomar declaración a los conductores de la grúa para saber dónde estaban en cada momento. Inicialmente, la fiscalía pedía para el agente cinco años de prisión.

También se le aplica el atenuante de “alteración psíquica”. El hombre actuó “ofuscado y con sus capacidades muy afectadas, tanto de raciocinio, como de actuar”. Cuando multó por venganza a las grúas pasaba por un complicado bache emocional, después de romper con su pareja. El condenado no podrá ejercer como policía durante un año y medio.