Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La industria catalana pierde 144 empleos diarios, pero exporta como nunca

Patronales, sindicatos y colegios defienden una salida industrial de la crisis

La Generalitat admite que el grueso de su tarea se dedica a evitar más pérdidas

Cuando una fábrica cierra es muy difícil recuperarla, alertan los sindicatos

Cuesta imaginar una cola de personas tan larga: 262.900. Son los empleos que la industria catalana ha perdido en los últimos cinco años, entre el primer trimestre de 2008 y el de este año. Representan 144 puestos de trabajo menos cada día. Hoy, el sector emplea a 552.7000 personas. Desde inicios de 2008, la crisis se ha llevado por delante 8.962 empresas industriales, cinco al día, según el directorio Central de Empresas. Los sectores más castigados son el textil y calzado, papel y artes gráficas, metalurgia y equipos mecánicos y eléctricos. Todo ello ha provocado que entre un 30% y un 40% del suelo industrial esté disponible y con los precios bajando, según la Unión de Polígonos Industriales. Esta es la cruz del sector: el paro y los cierres de empresas.

La cara es que la industria catalana exporta como nunca: 55.778 millones de euros en 2012 (un 5,4% más que en 2011, pero un crecimiento menor al de los dos años anteriores, según el Idescat) y que desde 2010 ha ganado un poco de peso en el PIB: del 17,4% ha pasado al 19,3% al cierre de 2012. Los sectores que más exportan en valor económico son, por orden, el químico, el automovilístico y el de la alimentación y bebidas.

La cara y la cruz de la industria

Paro La crisis ha destruido 262.900 puestos de trabajo.

► Empleo El sector emplea a 552.700 personas en Cataluña.

► Cierres Desde 2008 se han cerrado 8.962 empresas.

Polígonos vacíos Un 30%-40% del suelo desocupado.

Exportaciones 2012 marcó un récord, con 55.778 millones.

Peso El porcentaje de la industria en el PIB es del 19,3%.

Con esta paradoja sobre la mesa, las patronales Fomento y Pimec, los sindicatos CC OO y UGT, las universidades (UB, UAB y UPC) y los colegios de Economistas, de Ingenieros y de Ingenieros Técnicos integrados en el Pacto por la Industria presentaron el jueves pasado un documento de 138 propuestas para impulsar el sector. “De la crisis solo se sale con la industria”, clamaron al unísono en diciembre pasado, cuando se presentaron con un manifiesto titulado Más industria.

Aquella primera presentación tuvo un carácter de exigencia al Gobierno catalán —en funciones tras las elecciones de noviembre— de que potenciara el sector. En la presentación del jueves pasado, el tono fue más propositivo. “Aquí estamos con 138 propuestas y no hay excusa para no ponerse a trabajar”, vinieron a decir.

El presidente del Pacto, Joan Trullén, experto en política industrial, defiende el sector con uñas y dientes: “Es el único motor que tenemos para salir de la crisis”. Quien fue secretario General de Estado cuando José Montilla fue ministro del área, subraya el carácter “sistémico” de la industria y, pese las abultadas cifras sobre pérdida de empleo y empresas, rechaza “absolutamente la visión catastrófica”. “Pese a la pérdida”, remacha, “la capacidad exportadora, la cuota de mercado y la competitividad aumentan. No tenemos que inventar nada, tenemos capacidad industrial para salir de la crisis, las bases son sólidas”. “De la crisis se sale exportando y las exportaciones industriales son el 80% del total”, insiste.

El exconsejero de Trabajo y presidente del Consejo de Trabajo Económico y Social, Josep Maria Reñé, señala que “la crisis ha provocado una brecha en la industria, una polarización” entre las empresas “cualificadas, con capacidad financiera y para exportar” y las de “menor valor añadido, muy intensivas en mano de obra, con menor capacidad financiera y para salir al extranjero y más procíclicas”. “La cuestión es que las exportaciones no son suficientes para equilibrar la economía interna”, dice, y apunta que será muy difícil recuperar los puestos de trabajo perdidos “porque si la industria crece no será intensiva en mano de obra”. Reñé pone un ejemplo: el campo, que ha pasado de emplear el 35% de la población al 5% y produce lo mismo.

'Més indústria’ confía en incorporar sus propuestas al Acuerdo Estratégico

Con todo, el exconsejero conviene con Trullén en que las bases de la industria son buenas en Cataluña. Trullén destaca las recetas de 100 expertos para aumentar la competitividad. Apuestan por ampliar el perímetro de lo que se considera industria a servicios que esta externaliza, pero que en los registros computan en el sector terciario, y aportan propuestas en materia de financiación, formación y energía y para potenciar el I+D, los clústers, las herramientas de internacionalización y las infraestructuras.

La plataforma Més industria confía incorporar su documento al Acuerdo Estratégico para la reactivación económica que el Gobierno catalán resucitó en mayo. El director general de Industria, Antoni Maria Grau reconoce que el grueso de las energías de su área se destinan a velar porque la situación no empeore. “Hay un trabajo silencioso pero muy importante de mantenimiento de la actividad industrial, de atender empresas que necesitan ayuda”. Más allá de parar el golpe, la obsesión del ejecutivo es mejorar la competitividad del tejido industrial: más innovación, mayor acento en los centros tecnológicos y en que se coordinen entre ellos y las empresas, favorecer la internacionalización y la atracción de capital extranjero, resume Grau.

El jueves las patronales incidieron en el “lastre excesivo” que suponen los problemas de financiación, los costes energéticos y las infraestructuras deficientes. Los sindicatos recordaron que cuando se pierde una industria es muy difícil recuperarla, apelaron al Gobierno para que se comprometa con el sector y le reprocharon que los recortes no favorecen la competitividad.