supresión de las defensorías autonómicas

El Ararteko censura al Gobierno central por “ignorar” el Estado autonómico

Iñigo Lamarca advierte de que los motivos de la propuesta "no son económicos"

Bakartxo Tejeria aparece junto a Iñigo Lamarca, en el Parlamento.
Bakartxo Tejeria aparece junto a Iñigo Lamarca, en el Parlamento.L. RICO

El defensor del pueblo vasco, el ararteko Iñigo Lamarca, ha lamentado hoy la "falta de rigor preocupante" del informe para la reforma de la administración, que propone la eliminación de las defensorías autonómicas aunque, a su juicio, "no se ha enterado del trabajo que hacemos, va más allá de la tramitación de quejas".

Lamarca ha destacado, tras la presentación de un informe extraordinario sobre la brecha digital en Euskadi, que los defensores autonómicos son "absolutamente necesarios y complementarios" y ha señalado que no existe "ni una sola duplicidad". El motivo que se ha dado para dar este paso, el del ahorro y la eliminación de las duplicidades, no es válido para el defensor vasco, que ha señalado que "el motivo no es económico, y ahí lo voy a dejar".

Lamarca ha recordado que "no somos parte de la administración, somos dependientes del Parlamento" y que la institución tiene su origen en el Estatuto de autonomía.La propuesta, ha advertido, "ignora" el Estado autonómico y va "contra la lógica" de este. Suprimir las defensorías abriría el melón de otros recortes: "por la misma regla, suprimamos los Parlamentos o los Gobiernos autonómicos", ha ironizado.

Ningún país, ha señalado, "ni Italia", ha dado el paso que se propone ahora. La medida supondría "suprimir garantías" a los ciudadanos, a ojos de Lamarca, que ha señalado que la existencia de las defensorías se basa en el principio de proximidad. En este sentido, ha apuntado que existe una defensoría europea y que, aplicando la misma filosofía del planteamiento del Gobierno central, habría que suprimir la española y elevar todos los trabajos a la institución comunitaria.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50