Los sindicatos piden un fondo de emergencia contra la malnutrición

CC OO y UGT también piden que se revise el sistema de becas comedor

Ayer acabaron las clases para miles de estudiantes. También cerraron los comedores escolares, que para muchos niños supone la principal o única fuente de alimentación, según denuncian desde hace un tiempo escuelas y entidades sociales. Ante la posible indefensión y vulnerabilidad en la que se pueden encontrar los menores —solo en la ciudad de Barcelona se detectaron 2.865 chavales con una alimentación inadecuada—, los sindicatos CC OO y UGT pidieron a la Generalitat un fondo de emergencia para alimentar a los niños más vulnerables.

“Consideramos que de forma urgente e inmediata este verano se atienda los casos” de malnutrición que ya se han detectado, explicaron los sindicatos a través de un comunicado. Este fondo, en su opinión, debería ser gestionado por los Ayuntamientos, “como principal garante de proximidad a las necesidades”. Muchos municipios, como la misma capital catalana, han activado ayudas para alimentar a estos infantes en verano a través de los casals.

Con vistas al próximo curso, los sindicatos plantean una revisión del sistema de las becas comedor. “Se ha puesto de manifiesto que muchas familias que tenían beca parcial de comedor han renunciado a ella”, justifican los sindicatos. Estas ayudas solo cubren una parte del importe del comedor, un máximo de 6,2 euros diarios, y en algunos casos las familias no pueden pagar su parte. Los sindicatos también piden un fondo especial para atender “urgencias sobrevenidas”, que todavía no han sido tratadas por los servicios sociales.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS