Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Para llamar a la enfermera, agite este bote de orina con clips

El Hospital General de Castellón lleva casi un mes con el sistema de alarma averiado

CC OO atribuye la situación a un impago de la Generalitat con la empresa de mantenimiento

Uno de los botes que sirven de timbre a los pacientes.
Uno de los botes que sirven de timbre a los pacientes.

Los pacientes de la unidad de cirugía del Hospital General de Castellón han estado utilizando un peculiar sistema de alarma para avisar al personal médico: botes para muestras de orina con clips dentro a modo de sonajeros. El motivo, tal y como han confirmado desde el centro hospitalario, es que el sistema de los timbres de urgencias de las habitaciones lleva casi un mes averiado. Desde CC OO aseguran que el retraso en la reparación se debe al impago de la Generalitat con la empresa encargada del sistema. "El problema se da desde hace casi un mes, sabemos que la empresa se ha negado a la reparación porque no le están pagando y que están intentando contratar a otra", ha indicado Encarna Barragán, secretaria general del sector sanitario en Castellón de este sindicato. La Consejería de Sanidad asegura que solo faltan por pagar 1.500 euros que "se abonarán en breve". Ni el centro ni la Consejería de Sanidad han confirmado si este retraso se debe a la existencia de una deuda. Desde la dirección han dado la orden de retirar todos los sonajeros al trascender este sistema de alarma.

Desde el Hospital General explican que están a la espera de recibir un recambio que pondría fin a esta situación. "Hemos solicitado un recambio a Barcelona pero no sabemos todavía cuándo nos llegará", han comunicado. A esta incógnita se suman las dificultades para solucionar la avería, puesto que los responsables del centro deben vaciar toda la planta de cirugía para proceder al cambio. Por ello, esta situación se podría prolongar tiempo. Además, desde el propio hospital han reconocido que no saben cuándo llegará el recambio encargado a Barcelona.

Los trabajadores idearon este peculiar sonajero a base de rellenar botes de pruebas de orina con clips. No es la primera vez que un hospital recurre a este sistema. En marzo de 2011, los pacientes de la unidad de quemados del Hospital La Fe de Valencia utilizaron estos mismos botes rellenos con otros materiales sanitarios ante la falta de timbres.

Desde el Hospital General de Castellón aseguran que la solución transitoria no ha sido una decisión de la dirección sino de los trabajadores y aseguran que aconsejan, hasta el arreglo de la avería, que los familiares avisen de forma verbal al personal sanitario.