Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Ya no se me ocurre qué más podemos hacer, nos queda rezar”

Las partes han presentado las pruebas documentales antes de emitir sus conclusiones.

La Fiscalía mantiene su petición de 12 años para el capitán del ‘Prestige’

La jornada del juicio fue una larga y en parte inédita sesión audiovisual sobre la catástrofe del Prestige. Durante más de cuatro horas, se emitieron ante el tribunal vídeos y conversaciones grabadas, pruebas documentales claves del sumario, que relatan, como si de una película se tratase, la marea negra desde casi el minuto cero, cuando el viejo petrolero sufrió en la tarde del 13 de noviembre de 2002 un golpe que agujereó su fatigado casco.

Múltiples imágenes, muchas recabadas desde el aire por los pilotos de los helicópteros de Salvamento Marítimo, así como llamadas entre los principales encargados del Gobierno de gestionar el desastre y los mandos del petrolero versan sobre una cuestión clave: ¿cuál fue el alcance del derrame inicial? ¿fue una catástrofe irremediable desde el principio, con más de 20.000 toneladas vertidas al mar, como sostiene el fiscal? ¿o tras la fuerte escora del principio, corregida a las pocas horas, el petrolero solo perdió un 3% del fuel, como afirma su naviera, y la situación aún era salvable? “Cogedlo y llevadlo para afuera hasta que se hunda, esa es la consigna”, ordena alto y claro, la misma tarde del accidente, el exdirector de Marina Mercante José Luis López-Sors.

Hay imágenes de pérdidas de fuel a borbotones en las primeras horas, e incluso nocturnas de un gran vertido en el mar a las 36 horas del siniestro.

Pero también mandos de Salvamento y tripulantes de remolcadores y helicópteros que confirman que a la mañana siguiente, 14 de noviembre, “la contaminación es ligera”, apenas perceptible, y la situación del barco estable. El derrame de fuel “no es grave y si no llega a tierra, menos”, confirma el director de la Sociedad Estatal de Salvamento, Javier Gárate.

No había unanimidad entre los altos cargos y mandos al frente del operativo sobre qué hacer con el barco. Y menos acerca de la idoneidad de la decisión de Fomento de enviarlo a alta mar, lo más lejos posible. Jefes de Salvamento defendían que lo mejor era llevarlo a un lugar de abrigo, “porque como se parta...”. En otro momento, López-Sors admite: “Solo nos queda rezar”.

También se emitieron los vídeos inéditos de la misión submarina enviada por el Gobierno, meses después del hundimiento, para medir las chapas del pecio del Prestige y tratar de demostrar su mal estado mucho antes de la catástrofe. Unas pruebas que España presentó como claves en su fallida demanda en EE UU contra la clasificadora ABS pero que tardó diez años en remitir a la justicia española.

Tras concluir la presentación de las pruebas, la Fiscalía mantiene su petición de 12 años de prisión para el capitán del 'Prestige', Apostolos Mangouras, como autor de un delito contra el medio ambiente y otro de daños en espacio natural protegido, también ha estimado los daños ocasionados a España en 4.328 millones de euros, de ellos 2.433 millones para Galicia. Además, ha reclamado una indemnización para la Xunta de 1,2 millones de euros por las 10.000 toneladas de vertido de fuel, todavía sin tratar, que hay en la planta de la Sociedad Gallega de Residuos Industriales.

La Abogacía del Estado ha pedido una condena de seis años de prisión para el capitán del buque por un delito contra el medio ambiente, mientras que ha retirado esta acusación al jefe de máquinas, Nikolaos Argyropoulos. En su caso, ha solicitado seis meses de prisión por desobediencia grave y resistencia a la autoridad, que también reclama para Mangouras. Otras administraciones, como la Xunta, piden para Mangouras penas de 3 años de prisión y otros 18 meses de cárcel para el jefe de máquinas.

Para cada uno de ellos, el letrado que representa a 60 cofradías de Galicia, Asturias y Cantabria ha mantenido la acusación de 8 años de prisión por un delito contra los recursos naturales y otro año por desobediencia. Por su parte, Nunca Máis se ha ratificado en su petición de una pena de 5 años y 6 meses de prisión para el capitán y de cinco años y un día para el exdirector general de la Marina Mercante, José Luis López-Sors, por un delito contra los recursos naturales y el medioambiente. Mientras, las defensas han reclamado la absolución.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información