Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
DILUVIO EN EL VALL D'ARAN

Las lluvias y el deshielo llevan al Vall d’Aran a una situación límite

El consejero de Interior, Ramon Espadaler, advierte de que esta tarde la situación puede agravarse por las fuertes lluvias previstas

Las autoridades locales han aconsejado a la población que evite los desplazamientos

El Vall d’Aran, el Pallars Sobirà y la Alta Ribagorça viven una situación de emergencia como consecuencia de las intensas lluvias caídas en las últimas horas y del deshielo de la nieve acumulada en las montañas. Centenares de personas evacuadas, casas sin suministro de gas y luz, y escenas como la del pequeño pueblo de Isil, donde el río se ha llevado por delante el cementerio del pueblo, abundan durante toda la jornada en la zona noroeste del Pirineo catalán. 

Y la situación, según ha informado el consejero de Interior, Ramon Espadaler, empeorará durante la tarde de hoy. "Se prevén lluvias de entre 25 y 50 litros por metro cuadrado, lo cual nos indica que las inundaciones pueden ser aún peores". A partir de las 8.00 de la tarde está previsto que  las precipitaciones tiendan a aflojar. Por ese motivo, Espadaler ha pedido a todos los Ayuntamientos de las comarcas del norte del Pirineo leridano que refuercen las medidas de prevención. Desde las 14.00 horas la lluvia parece que ha dado una tregua y ha cesado temporalmente. Pero los pronósticos para el resto de la tarde son de que vuelva a caer agua en abundancia.

Dos helicópteros para restablecer el suministro eléctrico

La compañía eléctrica Endesa ha enviado dos helicópteros con grupos electrógenos a la comarca del Vall d'Aran para tratar de restablecer el suministro eléctrico a los aproximadamente 4.000 hogares afectados, ha informado a Efe un portavoz de la empresa.

Endesa ha activado un plan operativo de emergencias, que incluye el envío de seis grupos electrógenos y decenas de técnicos para atender las incidencias, aunque descartan poder reparar hoy las líneas eléctricas que se han llevado las aguas del río Garona y el Noguera Pallaresa.

El portavoz de Endesa ha explicado que muchos accesos por carretera están cortados y por ello el traslado de equipos y técnicos se tiene que hacer en helicópteros. Los técnicos de la compañía consideran que la reposición de las líneas dañadas no podrá hacerse efectiva hasta que amaine el temporal y las aguas vuelvan a su cauce, por lo que intentarán recuperar el suministro con medios alternativos, como la instalación de grupos electrógenos.

Más de 400 personas han tenido que ser evacuadas de sus casas en los municipios de Vielha, Bossòst, Arties y Les por el desbordamiento del río Garona en algunos puntos. Peor situación están pasando los habitantes de Aidí, perteneciente al témino municipal de Llavorsí, que desde las 12.00 del mediodía están incomunicados por la crecida del Noguera Pallaresa, que ha inutilizado el único puente que une el pueblo con la carretera C-13.

Hasta cuatro carreteras están cerradas, las comarcales 147 y 28, y las nacionales 141 y 230, lo cual está dificultando las tareas de control por parte de Bomberos, Mossos d´Esquadra y Protección Civil. El consejero, sin dar datos concretos, ha revelado que varias unidades de cada cuerpo, así como algunos medios aéreos, han sido enviados a la zona para trabajar en la tareas de ayuda.

Los bomberos han desalojado algunos cámpings de la zona y la carretera N-230 está cortada desde Vielha hasta la frontera francesa por desprendimientos. Las autoridades locales han aconsejado a la población que evite los desplazamientos y acercarse a los cauces y puentes de los ríos. El consejero de Interior ha pedido que no se saturen las líneas de telefonía móvil.

Las comunicaciones son muy complicadas. Todos los colegios están cerrados, se ha suspendido el transporte escolar en el valle y más de 4.400 personas se han quedado sin luz. "Una cosa es contarlo y otra cosa es verlo. Es para alarmarse”, ha manifestado el síndico del Aran, Carles Barrera. En Alins, la situación es de extremo riesgo de desborde; en Areu,  núcleo al norte de Alins, el río se ha desbordado.

"El río Garona va por donde quiere, ya no tiene lecho"

Barrera ha explicado que las empresas eléctricas le han informado de que varias presas situadas en la alta montaña están vertiendo agua por encima de sus paredes, lo que está incrementando el caudal de los ríos que bajan de la montaña y que "esta aportación inesperada de agua agravará la situación". "El río Garona ya va por donde quiere, ya no tiene lecho", ha dicho el síndic.

La crecida del Garona, río que atraviesa todo el valle antes de entrar en Francia, es espectacular y amenaza con nuevos desbordamientos en la parte baja de su recorrido. Muchos prados de los márgenes están completamente inundados. El nivel del río ha superado los cuatro metros en Bossòst y el caudal es de casi 100 metros cúbicos por segundo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información