Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

TMB veta en sus autobuses publicidad de un libro crítico con Mas y la sanidad catalana

Promedios, la agencia que gestiona la publicidad, responde a las denuncias de censura por parte de la revista 'Cafeambllet'

Una campaña de publicidad de un libro que cuenta las irregularidades investigadas en varios juzgados de Cataluña sobre la sanidad catalana, ocurridas bajo los Gobiernos de CiU y del tripartito, es un “mensaje ideológico y político” que no puede ser publicitado en los exteriores de los autobuses de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB).

Esta es la explicación con la que Promedios, la agencia que gestiona la publicidad en los vehículos, justificó ayer el veto a la campaña y la respuesta que ofreció a las denuncias de censura. Los autores del libro Artur Mas: ¿Dónde está mi dinero? son Albano Dante y Marta Sibina, editores de la revista local de las comarcas de Girona Cafeambllet.

Los editores del texto se plantearon utilizar los autobuses para publicitar la segunda edición. Se pusieron en contacto con Promedios, que les iba a cobrar 805 euros por poner anuncios en dos vehículos por una semana. Dante asegura que incluso el boceto de la pieza fue aprobado por TMB. En el pasado, los autobuses han publicitado otros libros, como por ejemplo la última obra de Ildefonso Falcones, La Reina descalza.

Promedios les iba a cobrar 805 euros por poner los anuncios en dos vehículos por una semana

El pasado miércoles, Promedios comunicó a Dante el veto a la campaña. La explicación fue que la publicidad vulneraba una norma de 2009 en la que se impide la difución de “mensajes ideológicos o sobre creencias individuales, incluidos en campañas que busquen exclusivamente provocar el debate social y el eco mediático”. Esta norma se formuló tras la polémica entre Ateus de Catalunya y E Cristians por el uso de mensajes en los autobuses.

Promedios aseguró que con Dante se siguió la “misma metodología” que con otros clientes. “No tenemos ningún problema con el libro, con el escritor, con la editorial. No nos posicionamos ni con el mensaje ni con personas en contra de este libro, queremos seguir la normativa y por el bien de la empresa no cometer el mismo error que ya nos costó una denuncia”, dijo la empresa en una nota. El Síndic de Greuges la denunció en 2010 por la publicidad de la visita del Papa. TMB aseguró que la responsabilidad de cribar la publicidad es exclusiva la agencia.