Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interrumpida la vista previa en el caso de las preferentes de Eroski, Fagor y BBVA

La cooperativa alimentaria niega que "entraría en concurso de acreedores" si pierde la demanda presentada por Adicae

El titular de Mercantil uno de Bilbao, Marcos Bermúdez, durante  la vista previa del caso de la deuda subordinada de Eroski, Fagor y BBVA.
El titular de Mercantil uno de Bilbao, Marcos Bermúdez, durante la vista previa del caso de la deuda subordinada de Eroski, Fagor y BBVA.

El escándalo de las preferentes de Eroski, Fagor y BBVA ha vivido hoy un nuevo capítulo, aunque no el último. El titular de Mercantil uno de Bilbao, Marcos Bermúdez, ha dado un plazo de 40 días para que las dos partes puedan llegar a un acuerdo en el caso de las 73 personas que reclaman la devolución del dinero que terminó invirtiéndose en una deuda subordinada.

El juicio ha comenzado con retraso, ya que las dos partes han intentado llegar un pacto extrajudicial que no se ha podido cerrar, si bien finalmente el magistrado ha interrumpido la vista previa y ha dado 40 días de plazo para que puedan llegar a un pacto. La decisión ha sido aceptada tanto por los abogados de la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros (Adicae) como por los del BBVA, mientras que el de Eroski ha presentado un recurso de reposición al considerar que "esas cuestiones procesales se podían resolver en la audiencia que se estaba celebrando". El titular, asimismo, ha pedido a la abogada de Adicae, Raquel Saralegui, que subsane algunos defectos de la demanda y especifique si defiende los intereses de los 73 usuarios o de la propia asociación.

En un plazo de 20 días, Adicae deberá realizar las aclaraciones pertinentes a la demanda. Una vez concluido este proceso, se remitirá a las partes que, a su vez, tendrán otros 20 días para analizar la propuesta. Los abogados de los demandantes no se han mostrado muy optimistas de cara a conseguir un acuerdo con Eroski y BBVA, aunque han señalado que la entidad bancaria "estaría más por la labor para analizar cada caso uno por uno". Además, han precisado que, los abogados de Eroski les han señalado que "en caso de perder el juicio, entrarían en concurso de acreedores", algo que desde la cooperativa vasca han negado tajantemente.

Se estima que a través de este entramado, las empresas demandadas captaron más 800 millones de euros, en un caso que afecta a unas 40.000 personas, la mayoría de ellas mayores de 60 años y sin estudios.