Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Huesca exige la derogación de la Ley de Lenguas de Aragón

La propuesta fue aprobada con los votos de los socialistas y el rechazo de PP y del PAR

El pleno de la Diputación de Huesca aprobó ayer una propuesta de resolución que insta la derogación "inmediata" de la nueva ley de lenguas del Aragón al entender que no reconoce la realidad trilingüe de la Comunidad, castellano, aragonés y catalán. La propuesta ha sido aprobada con los votos a favor del grupo de gobierno socialista en la Corporación altoaragonesa y el rechazo de los diputados del PP y del PAR, que propiciaron el pasado mes de mayo la aprobación de la ley de lenguas en las Cortes de Aragón.

En su iniciativa, los socialistas "deploran" la situación de "ridículo histórico" que a su juicio ha provocado el Gobierno aragonés al promover una ley "carente de toda lógica y rigor científico, basada únicamente en prejuicios y apriorismos ideológicos y localismos". Lamentan, asimismo, la decisión del Ejecutivo regional de renunciar a llevar a cabo una política de apoyo y promoción "de las dos lenguas minoritarias que se hablan en nuestra Comunidad", y de dejar el desarrollo de las políticas relacionadas con el catalán en "manos exclusivas" del Gobierno de Cataluña.

La propuesta rechaza los perjuicios que supondrá para los escolares de la Franja Oriental la posibilidad de obtener los distintos niveles de reconocimiento oficial de la lengua catalana, asignatura voluntaria en esta zona de la Comunidad, y exige al tiempo del Ejecutivo una "acción decidida" de preservación del aragonés y del catalán. En su exposición de motivos, la iniciativa del grupo socialista expresa su malestar ante el "grotesco resultado" que se deriva de la aparición de dos acrónimos, Lapao (Lenguas Aragonesas Propias del Aragón Oriental) y Lapapyp (Lenguas Aragonesas Propias de las Areas Pirenaica y Prepirenaica), que han sido "objeto de escarnio y burla generalizados en medios y redes sociales".

Argumenta el texto que "la naturaleza de Aragón como territorio trilingüe constituye una de las señas de identidad que nos caracterizan y enriquecen, que tenemos obligación de preservar y mantener viva como sociedad, prestigiando el uso, difusión y presencia de nuestras dos lenguas minoritarias en todos los ámbitos que las sienten como propias". Tras la aprobación de la ley de lenguas de Aragón en el Parlamento autonómico, la consejera de Educación del Ejecutivo regional, Dolores Serrat, salió al paso de la polémica generada asegurando que el texto legal no hace referencia alguna a Lapao y Lapapyp, acrónimos, según afirmó, "inventados" por grupos catalanistas.