Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimite el presidente del puerto de Málaga tras negarse a despedir a 50 trabajadores

Sánchez Maldonado alega que su decisión se debe a “motivos personales y de salud”

José Sánchez Maldonado. Ampliar foto
José Sánchez Maldonado.

El presidente del puerto de Málaga, José Sánchez Maldonado (PSOE), ha presentado su dimisión irrevocable apenas ocho meses después de llegar al cargo. Oficialmente, asegura que su decisión se debe a “motivos personales y de salud” pero el detonante final han sido las frustradas negociaciones con el comité de trabajadores ante el recorte de un tercio de la plantilla (50 trabajadores) planteado por Puertos del Estado, órgano dependiente del Ministerio de Fomento.

Sánchez Maldonado, que fue concejal socialista en el Ayuntamiento de Málaga entre los años 1999 y 2003, fue nombrado presidente de la Autoridad Portuaria malagueña en octubre del año pasado. Prácticamente desde su llegada al cargo, se topó con la negociación del nuevo convenio colectivo que afecta a los 180 trabajadores del puerto de la capital de la Costa del Sol.

Los planes de Puertos del Estado, sociedad pública responsable de los recintos portuarios —aunque la gestión corresponde netamente a las comunidades autónomas—, son los de acometer un drástico recorte de gasto en personal. En el caso de Málaga, la reducción supondría pasar de 180 a 130 empleados, según confirmaron fuentes sindicales.

Las negociaciones, que llevaban directamente el comité de empresa y el hasta ahora presidente del puerto malagueño, llegaron el pasado miércoles a provocar fuertes incidentes en el despacho de Sánchez Maldonado. Un grupo de empleados lanzó sillas, garrafas de aguas vacías y propinaron patadas a la puerta de la oficina. Apenas unas horas después, el presidente presentó su dimisión irrevocable.

Sánchez Maldonado remitió un correo electrónico a la ministra de Fomento, Ana Pastor (PP), al presidente de Puerto del Estado, José Llorca, al presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñan (PSOE), y a la consejera de Fomento y Vivienda, Elena Cortés (IU). Paralelamente, el presidente trasladó verbalmente su renuncia a los delegados sindicales para notificar, de esto modo, la suspensión de las negociaciones del nuevo convenio.

Las negociaciones sobre los despidos llegaron el pasado miércoles a provocar fuertes incidentes en el despacho de Sánchez Maldonado

El dimitido aseguró que no se encuentra "en condiciones de salud". "Tiendo a ser hipertenso y no me veo situación de aguantar lo que hay y lo que se avecina", afirmó en referencia a la situación laboral de la Autoridad Portuaria. "Le deseo mucha suerte al que venga", añadió. Sánchez Maldonado negó que su marcha tenga que ver con la gestión al frente del puerto malagueño y anunció que tras un periodo de descanso regresará a su puesto de trabajo como profesor de la Facultad de Economía de la Universidad de Málaga.

Las negociaciones laborales serán asumidas por el nuevo responsable del puerto, que tendrá que ser propuesto en las próximas semanas por la Consejería de Fomento y Vivienda para su posterior aprobación en el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía. Posteriormente, la persona designada tendrá que ser también ratificada por el consejo de administración de Puertos del Estado para su posterior publicación en el Boletín Oficial del Estado.