Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenado el CatSalut por el suicidio de un paciente tras recibir el alta

El fallecido padecía esquizofrenia y trastorno mixto de la personalidad, y se quitó la vida tras agredir a su padre

Un juzgado ha condenado al Servicio Catalán de la Salud (CatSalut) a indemnizar con 94.000 euros a la familia de un paciente esquizofrénico que se suicidó poco después de recibir el alta del servicio de psiquiatría del hospital Santa Caterina, de Salt (Girona). El centro envió al hombre, de 40 años, en ambulancia hasta la casa familiar, aunque los padres del enfermo habían mostrado su desacuerdo con la decisión del hospital. El Juzgado de lo Contencioso-administrativo número 4 de Barcelona considera que se produjo un “anormal funcionamiento de los servicios sanitarios”.

El hombre, que sufría también un trastorno mixto de la personalidad, había intentado quitarse la vida el día anterior a su muerte lanzándose contra un vehículo, por lo que fue atendido en el ambulatorio de Llancà, desde el que le derivaron al hospital de Salt, donde ingresó a las 4.30 del 6 de julio de 2008. El personal de guardia decidió darle de alta ese mismo día, a pesar de que había estado ingresado antes dos veces en el mismo centro. Al llegar a casa, hirió a su padre con una banqueta. Luego se tiró desde el tejado de una casa cercana, lo que le causó la muerte. La hermana y el padre reclamaron ante el CatSalut, pero la Generalitat consideró que la asistencia había sido correcta. El fallo puede ser recurrido.