Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Goteo de casos en una semana negra

Detenido un hombre en Granada por apuñalar a su esposa

Rubén Castro a la salida de los Juzgado de Violencia contra la Mujer. Ampliar foto
Rubén Castro a la salida de los Juzgado de Violencia contra la Mujer. EFE

Dolores Extremera es, según todos los indicios, la cuarta muerte por violencia machista en lo que va de año en Andalucía y la número 23 en España, según los datos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Su muerte ha sido el colofón a una semana trágica, con un goteo de casos de violencia de género en la comunidad. El penúltimo tuvo lugar el miércoles en Granada, donde una mujer de 35 años resultó herida tras ser apuñalada presuntamente por su marido en el portal del edificio donde se ubica el despacho de abogados que tramita el divorcio de la pareja.

La mujer agredida, que tampoco había denunciado a su pareja, se encuentra ingresada en el Hospital Virgen de las Nieves de Granada con pronóstico reservado. Presenta heridas de arma blanca en el cuello y el tórax, informa Europa Press. La Policía detuvo al supuesto agresor, a quien se le intervino el cuchillo con el que habría apuñalado a su esposa en la espalda, las manos y el costado.

Este fue el segundo suceso de esta naturaleza que se produjo en la provincia de Granada esta semana. El lunes otro hombre fue detenido por apuñalar, supuestamente, a su pareja de 38 años en la localidad de Atarfe. La Guardia Civil detuvo al supuesto agresor, y la mujer tuvo que ser derivada al hospital con heridas de gravedad tras haber sido apuñalada, al menos, en cinco ocasiones. El arma empleada, un cuchillo, fue arrojado por el detenido a una papelera, de donde fue recuperado por los agentes. En este caso, la agresión se produjo tras la denuncia presentada por la mujer contra su pareja por maltrato psicológico y vejaciones.

Antes, el fin de semana, una mujer tuvo que ser ingresada en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla tras sufrir varias puñaladas a manos de su pareja, que se autolesionó. Pero el caso más mediático ha sido el del futbolista del Betis Rubén Castro, imputado por malos tratos, lesiones y agresión sexual a su expareja. El Juzgado número 3 de Violencia sobre la Mujer de Sevilla también ha decretado una orden de alejamiento de 300 metros y la prohibición de comunicarse con la denunciante. Según la denuncia, la supuesta agresión ocurrió a la salida de un bar de Sevilla en la noche del domingo al lunes, donde los jugadores estaban festejando su triunfo ante el Zaragoza. Según ha trascendido, la acompañante señaló que tras un enfrentamiento el futbolista la obligó a meterse en su coche y, posteriormente, pasaron la noche en un hotel del barrio sevillano de Nervión.