Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los testamentos solidarios aportaron 44 millones de euros en 2012 en Cataluña

Crece el número de personas que dejan sus propiedades a ONG

Los legados solidarios de 2012 aumentaron un 55% respecto a 2011

"Lo dejaré a todo a Médicos sin Fronteras". Montserrat Leon, de 70 años, tiene claro que quiere destinar sus recursos a esa ONG tanto su piso (valorado en 240.000 euros) como sus ahorros.
"Lo dejaré a todo a Médicos sin Fronteras". Montserrat Leon, de 70 años, tiene claro que quiere destinar sus recursos a esa ONG tanto su piso (valorado en 240.000 euros) como sus ahorros.

Gratitud a una institución, solidaridad con una causa o, sencillamente, falta de familiares cercanos a los que dejar las propiedades. El número de testamentos solidarios ha repuntado en Cataluña y cada vez son más las personas que legan todo o parte de sus bienes a instituciones sin ánimo de lucro. Con la ejecución de sus últimas voluntades, los testadores altruistas hacen patente, hasta después de muertos, el espíritu filantrópico con el que firmaron, en vida, su testamento en favor de ONG o entidades sociales. Solo en Cataluña, el importe de estos legados solidarios durante 2012 asciende a 44 millones de euros, un 55% más de lo recaudado en 2011, según el Colegio de Notarios de Cataluña (CNC). En el último año, las donaciones legadas por los catalanes supusieron el 33% de todos los bienes que se testaron en España con fines benéficos.

“Lo dejaré todo a Médicos Sin Fronteras”

Casi sin más familia que su perro Mickeyy aún convaleciente de un grave accidente que le impidió moverse con autonomía durante mucho tiempo, Montserrat León, de 70 años, tiene muy claro adónde quiere que vayan a parar todos sus bienes cuando fallezca y así lo ha firmado en su testamento: su heredero universal será la ONG Médicos Sin Fronteras. “Fui educada en la solidaridad y mis circunstancias personales han favorecido que tomase esta decisión. Quiero que vaya todo para Médicos Sin Fronteras, para gente que lo necesite más. La ONG me merece todas las garantías”, señala esta periodista retirada. Montserrat ha visto morir a sus padres y ha tenido que enterrar a sus seis hermanos. Con las dos sobrinas que le quedan como familiares directos apenas tiene relación. El piso donde vive, valorado en más de 240.000 euros, y todos sus ahorros, que espera que “sigan creciendo durante muchos años”, serán destinados a la ONG.

El testamento solidario no es su primer contacto con las entidades sociales. Durante años, esta mujer donó ropa a Cáritas, apadrinó un niño en Intervida y regaló todas sus máquinas de gimnasia a la Fundación ANAR. Incluso reconoce que en su familia ya hubo antecedentes de legados solidarios: “Un familiar lo donó todo a la parroquia, pero yo prefiero dejar mis cosas en un lugar que no entienda de credos, que pongan una tirita donde hay herida”, señala.

La sorpresa con los legados solidarios se la suelen llevar los familiares. Los testadores mantienen el secreto hasta el final. El tío de Jaume, Josep, es uno de ellos: nunca confesó que legaría todos sus bienes a Manos Unidas. “Nunca lo dijo, pero yo ya lo intuía. Él me crió y siempre ha intentado ayudar a los demás”, explica el ahijado del difunto. “Mi tío era muy creyente y Manos Unidas era su ONG predilecta. Su legado sirvió para crear una escuela en Uganda”, explica.

“Cada vez se hacen más donaciones en favor de entidades sociales. Es una tendencia al alza porque hay más conciencia social”, señala el vicedecano del CNC, José Alberto Marín. De los 4.772 testamentos abiertos en 2012 en Cataluña, el CNC atestigua que 163 han incluido legados solidarios, un 6% más que los registrados en 2011. El número de donaciones efectuadas por testadores catalanes conforma el 18% de los legados solidarios realizados en España durante el último año, lo que evidencia, según el Colegio de Notarios, que “en Cataluña se hacen menos legados solidarios, pero de cuantías bastante superiores”.

Las ONG y las organizaciones sin ánimo de lucro son las principales legatarias de estas donaciones altruistas en la comunidad. Un 57% de ellos van destinados a estas instituciones, frente al otro 43% que se lega en favor de entidades religiosas. Organizaciones como Unicef o Médicos Sin Fronteras (MSF) tienen especial relevancia dentro del territorio catalán. “En Cataluña, las donaciones suman casi un millón de euros de los 2,7 millones que hemos recibido en total”, asegura la responsable de herencias y legados de MSF, Elena Martínez.

Las motivaciones varían, según las ONG y los notarios, tanto como personas testadoras hay. “El perfil de gente es cada vez más joven y se está notando también que aunque tienen una vida acomodada, no son personas especialmente dotadas económicamente”, apunta Marín. La relación con la institución elegida como beneficiaria se suele iniciar en vida del testador, de modo que él mismo conoce el trabajo y el proceder de la entidad. “En nuestro caso, los testadores han tenido relación directa con el hospital, por lo que ya los conocemos”, explica Carmen Netzel, responsable de mecenazgo de la Fundación de Vall d’Hebron, que este año han multiplicado por 100 el número de legados recibidos. Aunque los testadores suelen comunicar a las instituciones su intención de convertirlos en sus legatarios, alguna que otra vez, reciben más de una sorpresa. “Una vez nos avisaron del fallecimiento de una persona de Valencia que nos había incluido en su testamento. No nos lo esperábamos para nada”, afirma la portavoz de la Fundación Pasqual Maragall, Eva Nebot.

En una carrera por visualizar estas donaciones altruistas, una veintena de organizaciones sin ánimo de lucro se han adherido, desde 2007, a la campaña legadosolidario.org. Las entidades participantes —Intermón Oxfam, Manos Unidas, Cáritas o Unicef, entre otras— insisten en la utilidad de este tipo de donaciones, que suponen una parte importante de su sustento económico, además de recordar que los legados solidarios no perjudican los derechos de los herederos naturales. Barcelona acoge estos días una de las últimas iniciativas del colectivo, una exposición fotográfica que muestran algunos proyectos desarrollados.