Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Greaves reconoce que no debió pronunciarse sobre Eroski y Fagor

La directora de Kontsumobide no se retracta de sus palabras y enfada a la oposición

Belén Greaves, directora de Kontsumobide.
Belén Greaves, directora de Kontsumobide.

La directora de Kontsumobide, Belén Greaves, ha reconocido hoy en el Parlamento que "nunca debí pronunciarme" sobre las aportaciones subordinadas de Eroski y Fagor en una entrevista y ha asegurado que no va a responder "a ninguna cuestión más" en este sentido. En esa entrevista, Greaves señaló que los afectados tendrían que probar que habían sido engañados y aseguró que "Eroski y Fagor lo hicieron bien, y eso nadie lo puede negar".

La directora, en su segundo turno de palabra, ha insistido en que no hablará de sus palabras y ha indicado que ella misma se ha hecho una "enmienda a la totalidad" a lo que respondió porque "no era ni el momento ni el lugar" para hacerlo. Tras aportar abundante información sobre las reclamaciones que ha recibido Kontsumobide, Greaves no ha respondido a ninguna de las preguntas de los parlamentarios, tanto relativas a sus declaraciones como al problema de las aportaciones, y ha asegurado que cuando termine el trabajo de Kontsumobide sobre las aportaciones dará las respuestas que sean precisas.

Sus explicaciones no han sido suficientes para ninguno de los grupos de la oposición. Desde el primer grupo de la oposición, Igor López de Muniain, ha censurado que Greaves no haya rectificado, ha defendido que se "extralimitó" y  le ha criticado porque hoy ha "vuelto a tomar parte". El PSE se ha reafirmado en sus opiniones, la de reclamar una reprobación de Greaves en la Cámara,y ha censurado a la directora de querer "tapar" sus declaraciones. Gorka Maneiro ha señalado que los afectados son "ciudadanos claramente estafados" y ha mantenido su petición de dimisión. Carmelo Barrio (PP), tras expresar su "afecto personal" hacia Greaves, ha señalado que la directora "ha dado más gravedad al asunto" y ha apuntado hacia la reprobación de la concejala de Seguridad Ciudadana de Vitoria, Marian Castellanos, que la pasada semana salió adelante en el Ayuntamiento gracias a los votos del PNV, Bildu y PSE. Barrio ha indicado que "se ha bajado el listón" de las reprobaciones y, en este sentido, ha señalado que "la suya es de libro". El portavoz nacionalista, Luis Javier Tellería, se ha centrado en mostrar su "preocupación" ante la negativa de algunos bancos de aportar información y la "legitimidad" de Kontsumobide.

La responsable de Kontsumobide reconoce "difícil saber que era un producto a perpetuidad"

En el orden del día del pleno ordinario del Parlamento de mañana había tres mociones contra Greaves de EH Bildu, PSE y UPyD, pero, según los grupos parlamentarios, el debate ha sido pospuesto porque la ausencia de algún parlamentario podría hacer peligrar que salga adelante la reprobación. El debate se pospondría al menos dos semanas, ya que en el pleno de la próxima semana EH Bildu se ausentará debido a la huelga convocada por ELA y LAB. En caso de que finalmente se reprobara su actuación, sería el primer miembro del Gobierno que reciba una tarjeta amarilla del Parlamento. La única persona que ha sido reprobada en la historia del Legislativo vasco ha sido su expresidente, Juan María Atutxa. Sí se registraron cinco mociones de censura contra miembros del Ejecutivo, pero no salieron adelante.

Tras su breve reconocimiento, Greaves ha asegurado que no volverá a realizar valoraciones al respecto y se ha centrado en explicar los trabajos que está realizando Kontsumobide para tratar de resolver el problema, con una abundante exposición de datos. Hasta la fecha, el instituto ha recibido 414 reclamaciones, de las que 277, el 67%, ha sido analizado (se siguen recibiendo nuevos formularios). "Al menos se dieron problemas en el proceso de comunicación porque los clientes no entendieron" el producto que se les vendía, ha asegurado la directora.

Greaves ha explicado que, tras un análisis de los folletos publicitarios (que solo el 19% de los que han acudido a Kontsumobide reconocen haber recibido, el 81% recibieron información "de manera oral" basada en su "confianza" en la entidad bancaria) que es "difícil que un consumidor medianamente informado pudiera saber que era un producto a perpetuidad", ya que estos se referían a que no se les devolverá "hasta el vencimiento" de Fagor o Eroski, es decir, hasta su disolución. En este sentido, ha señalado que las entidades bancarias no crearon publicidad propia, sino que mostraron "documentos legales de los emisores", por lo que las reclamaciones de los afectados contra los baoncos "en general se han resuleto a favor de la entidad".

El 100% de las reclamaciones registradas en Kontsumobide recogen ese desconocimiento y muchas de ellas hablan de que se les informó de un producto "a cinco años" y el 47,3% de los afectados recibieron esa información por iniciativa propia del banco y no por petición suya. Ahora, el 94% de los que han presentado reclamaciones exige que se les devuelva el dinero.

Kontsumobide trabaja ahora para buscar una "solución general extensible a todos" y con la posibilidad de realizar "el estudio individual de los casos más extremos".